AVISO (900x113)

18-03-2016 Queremos agradecer por esta iniciativa de recordar la obra de nuestro hermano Rodolfo, para todos “el negro” Argentino Luna.
Los artistas no mueren nunca, perduran en sus obras y por eso queremos sumarnos desde la familia al recuerdo, al rescate de esas cosas que el tiempo jamás borrará, una evocación al costado menos conocido pero el más importante para nosotros. El vínculo familiar.
Nuestro hermano nació en la Estancia La Florida, donde mi padre era capataz. Al poco tiempo cambiamos de rumbo y nos trasladamos a la incipiente Villa Gesell para trabajar.
En este rincón de la por entonces Villa Balneario de Madariaga es donde crecimos  Nuestro padre Juan Lino Giménez era capataz de don Carlos Gesell y nuestra madre Esperanza Castañarez era cocinera. Quedan las anécdotas grabadas del trabajo con el camión, los viajes con ladrillos y arena, y aquella rebeldía juvenil de nuestro hermano que un día se marchara a Buenos Aires a buscar su rumbo.
Pero nunca se fue, nunca se va el que no olvida.
Nunca se va el que guarda recuerdo y los esparce, porque cada verso, en cada letra revive, destaca, homenajea la tierra de sus inicios y a su gente.
Y allá andará en un cielo entero que no tiene tranqueras para los gauchos, buscando de domingos como los domingos esos.
Porque sigue vivo: en los recuerdos de quienes tenemos su misma sangre, pero también en cada paisano, en cada letra suelta que nos devuelva una vivencia. Nos queda a nosotros seguir por la huella… pialando recuerdos, agradeciendo a la vida por este paso.
Desde ya nosotros los hermanos y familia queremos agradecer al Sr. Intendente, Secretaria de Turismo, autoridades del ejecutivo, vecinos y a todos aquellos que hicieron posible este homenaje, lo cual para nosotros será inolvidable.


Lino Juan Giménez, Julio Oscar Giménez, Juan Ramón Giménez y Osmar Castañarez.

Publicar un comentario