AVISO (900x113)

27-04-2016 Se trata de un servicio gratuito que busca solucionar, desde la mediación de las partes, los conflictos vecinales que se puedan presentar.

La formación del curso de Mediación en Ámbitos Comunitarios, coordinado por la Secretaría de Políticas de Prevención para la Seguridad, está llegando a su fin. El viernes y sábado se realizarán los anteúltimos encuentros en la sala de exposiciones de la Casa de la Cultura.
La capacitación, que se logró gracias a un convenio entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y la Municipalidad de Gral. Madariaga está a cargo  de  la profesora Miriam E. Markus y Mario Enrique Munné Bonilla y coordinado por  la Secretaría  de Seguridad  local.
Tiene por finalidad  formar mediadores comunitarios en la localidad, para luego   realizar la apertura del Centro de Mediación Comunitario, donde luego trabajarán y prestarán servicio gratuito a la sociedad. La idea es lograr, desde el acuerdo de las partes, la solución de conflictos vecinales sin llegar a ámbitos judiciales.
Debido a su importancia y por iniciativa de la Secretaría de Seguridad, el curso de se declaró de interés municipal. Es que en nuestra ciudad, ya se ha puesto en funcionamiento y se ha logrado, por intermedio de su implementación, la resolución de conflictos barriales. 
Las exposiciones se reciben en la oficina municipal ubicada en Uruguay 11 (casi Rivadavia). Allí una de las partes plantea el problema y a partir de ese momento, la abogada, Rebeca Lafrench, a cargo por el momento de la mediación, busca la información del caso y cita a la otra parte. Las audiencias son, en principio, por separado y luego se realiza con ambas para tratar de llegar a un acuerdo.
“Se trata de un procedimiento informal que busca que los vecinos puedan ponerse de acuerdo, escucharse y resolver por su cuenta el problema” detalló Lafrench.
Además indicó que es muy importante que haya dialogo y aclaró que “muchas veces hay falta de comunicación y esto hace que el problema crezca más”, luego especificó que una vez que las partes se encuentran y dialogan “es todo mucho más fácil”.
En cuanto a los conflictos más habituales, ejemplificó que con frecuencia son por problemas de la música fuerte y ruidos molestos, perros peligrosos y cuestiones de medianera.
Un caso controversial y que tomó estado público fue el de un vecino (Mario Campos) que se encontraba en conflicto para construir su vivienda en un terreno que había comprado legítimamente. El problema surgió de malos entendidos y especulaciones y al momento que toma intervención la mediadora comunitaria, y luego de los encuentros y diálogos pertinentes se llegó a un acuerdo.

En este caso se resolvió que la delimitación de los lotes estaba bien efectuada, además se acordó la colocación de un tejido perimetral para dividir la zona y la realización de la limpieza de los lotes por una de las partes.

Publicar un comentario