AVISO (900x113)

13-04-2016 El programa municipal brinda asesoramiento gratuito a las personas que han sufrido algún hecho delictivo. La psicóloga del equipo interdisciplinario, Florencia Gómez, dio detalles del trabajo que realiza en el consultorio.

La Municipalidad de Gral. Madariaga asiste, a través de un equipo interdisciplinario conformado por profesionales, a toda persona que ha sido víctima de delitos.
Con el fin de interiorizar a la población acerca de la función que cumple el consultorio, Florencia Gómez, brindó detalles del trabajo que realizan en conjunto y especificó el abordaje psicológico que efectúa ella. El equipo lo completa  la abogada Milagros Zannini; el trabajador social Gustavo Anriques y la asistente Guadalupe Loubet.
En un primer momento reveló que se denomina víctima a toda persona que padece la violencia en tanto es atacada por un individuo transgresor, es decir, el delincuente. Por este motivo desde el consultorio procuran asistir a las personas, sean niños, adolescentes o adultos, brindándoles un espacio de contención y asesoramiento legal para que no se sientan solas, además de indicarles cuáles son sus derechos y a quién deben recurrir según el caso.
Luego la Lic. en Psicología manifestó que es “muy importante saber y tener en cuenta que una persona que sufre un hecho delictivo, más allá de las características del mismo, sufre consecuencias tanto físicas como psíquicas”
Por tanto, desde el consultorio, se trabaja para disminuir la gravedad y la magnitud de estas secuelas que pueden ser físicas, psicológicas, familiares y/o sociales. Además también se les otorga las herramientas para reducir las posibilidades de llegar a ser víctima de nuevo.
Al ser consulta sobre estas consecuencias físicas y psíquicas detalló que “toda victima produce una disminución del sentimiento de seguridad individual y colectiva porque el delito afecta profundamente a la víctima, a su familia y a su contexto más cercano”.
También expuso que un ataque más o menos violento ya sea a las pertenencias o a la propia persona, genera un daño y se vive, en muchos casos, como una situación traumática que altera definitivamente a la víctima y/o familia.

En cuanto a estas situaciones detalló que es común que la víctima experimente consecuencias inmediatas como:
·        Conmoción y desorganización de la personalidad.
·        Terror, aturdimiento.
·        Temor por haber podido perder la vida o no haber podido defender a algún familiar.
·        Desconfianza de desconocidos pero también de personas cercanas. Lo cual lo lleva a estar hiper-vigilante o en alerta.
·        Muchas veces el accionar del delincuente es vivido como una humillación social, lo cual se manifiesta con angustia, bronca, enojo o impotencia.
·        La víctima se siente más vulnerable ante cualquier situación de la vida cotidiana.
·        Miedo a que algo similar le vuelva a ocurrir.
·        Dificultades para dormir (alteraciones del sueño)
·        Pérdida de apetito (alteraciones de la alimentación)
·        Dolores físicos (psicología psicosomática)
·        Estado de preocupación y dificultades para relajarse
·        Angustia y/o ansiedad
·        Recuerdos recurrentes del hecho traumático
“El delito crea una verdadera situación de estrés, ya que la persona ha estado frente a un escenario real de peligro y en muchos casos peligro de muerte” puntualizó.
En cuanto al objetivo principal del consultorio, Gómez afirmó que: “el trabajo consiste en brindar el espacio de contención para que la víctima o su entorno sea escuchada, contenida psicológicamente y asesorada legalmente  en forma inmediata luego de haber ocurrido el hecho”. Más tarde aclaró que si bien no actúan de oficio, asisten de urgencia para acompañar luego de la denuncia, en el transcurso de la investigación y hasta el momento de que finalice el proceso judicial.

Por último, expresó que es importante aclarar que, en caso de que las personas necesiten tratamiento psicológico individual o familiar, el consultorio cuenta con una red de recursos asistenciales a los que la víctima podrá recurrir, previa evaluación y derivación del equipo técnico.
El equipo atiende los martes y jueves de 14 a 18 horas y los sábados de 9 a 13 en Uruguay 11 (esquina Rivadavia). El teléfono de la oficina es: 02267 – 550442.

Publicar un comentario