AVISO (900x113)

12-04-2016 Es un nuevo sistema de vigilancia que obliga a los hospitales a notificar cada caso en no más de 72 horas.  El año pasado, fueron más de 120 las muertes maternas en distritos bonaerenses.

La iniciativa “Cada vida cuenta”, destinada a reducir la mortalidad materna en la provincia de Buenos Aires, fue presentada hoy por la ministra de Salud, Zulma Ortiz, luego de que la evolución de los decesos de mujeres durante el embarazo, parto y puerperio creciera un 43% entre 2013 y 2015 al pasar de 86 a 123 muertes. Según se informó, al momento, durante 2016 ya se notificaron 16 de estas muertes.
El plan consiste en un nuevo sistema de vigilancia para la mortalidad materna, creado por la Resolución Ministerial Nº 0001. Obliga a los hospitales públicos y privados de la provincia de Buenos Aires en los que ocurra una muerte materna a notificar el hecho dentro de las 72 horas posteriores a la muerte de la mujer.
 Las autoridades sanitarias detallaron que una vez notificado el hecho, un equipo técnico del ministerio concurrirá al hospital o establecimiento de salud donde ocurrió la muerte, para efectuar un análisis del caso junto al equipo que asistió a la mujer. Juntos harán un análisis de la causa raíz del deceso y establecerán un plan de acción para prevenir que, a futuro, se repitan las causas de la defunción.
 “La muerte materna es considerada un evento trazador, es decir, un indicador que revela el estado general del sistema sanitario en el que ocurre”; explicó Ortiz y señaló que la mayoría de los casos son evitables. Enfatizó también que “la mortalidad materna continúa siendo una de las deudas no saldadas con las mujeres, sus hijos e hijas, sus familias y la sociedad en general”.
 El sistema de vigilancia que puso en marcha la ministra Ortiz busca dar visibilidad a la problemática de las muertes maternas, para así involucrar a los equipos de salud de todos los niveles de atención en el análisis de cada fallecimiento.
La titular de la cartera sanitaria provincial presentó detalles de “Cada vida cuenta” durante una reunión con referentes en maternidad e infancia de municipios y regiones sanitarias bonaerenses y de las instituciones que nuclean clínicas y sanatorios privados, como Fecliba y Femeba. Realizó esta exposición acompañada por la subsecretaria de Atención de la Salud de las Personas, Evelina Chapman, y directora provincial de Salud en el Ciclo de la Vida, Flavio Raineri.

ASCENSO ALARMANTE

Según datos oficiales, la evolución de la mortalidad materna bonaerense muestra un ascenso alarmante en los últimos dos años. En 2013, murieron 86 mujeres; en 2014, 100 y en 2015, la cifra llegó a 123 muertes maternas.
En 2014 ocurrieron 314 muertes maternas en el país: casi un tercio de estas muertes correspondieron a mujeres que residían en la provincia de Buenos Aires.
“Junto a Venezuela y República Dominicana, Argentina es uno de los tres países de la región de las Américas que no alcanzó el Objetivo de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, que consistía en reducir un 75% la mortalidad materna entre 1990 y 2015”, comentó la ministra.
Es que para 2015, nuestro país debió haber alcanzado una tasa de mortalidad materna de 1,3 por 10.000 nacidos vivos. Sin embargo, según datos oficiales, en el año 2014 el valor de este indicador fue 3,4 por 10.000 nacidos vivos, incluso observándose un incremento del 6% respecto a la tasa del año 2013.
A nivel mundial, aproximadamente un 80% de las muertes maternas son por causas directas. Las cuatro causas principales son las hemorragias (generalmente puerperales), las infecciones (septicemia en la mayoría de los casos), los trastornos hipertensivos del embarazo (generalmente la eclampsia) y el parto obstruido. “En la Argentina, el incremento entre 2013 y 2014, se debió a una mayor cantidad de muertes maternas por causas directas, como por ejemplo, la hipertensión arterial no controlada”, concluyeron los expertos.

Publicar un comentario