AVISO (900x113)

Suspenso y comedia romántica, dos opciones diferentes para disfrutar en el cine de Madariaga. Hoy “100 años de perdón”, mañana “Me casé con un boludo”.

El cine en la Casa de la Cultura es una opción que muchos madariaguenses eligen a la hora del entretenimiento. El Espacio INCAA ofrece un estreno por semana que luego repite en dos oportunidades más.
En el día de ayer, por problemas técnicos la primera función de “100 años de perdón” debió ser suspendida, pero, las autoridades ya informaron que hoy a las 21 horas, los que concurran podrán disfrutar sin problema alguno del policial de acción y suspenso que protagonizan De la Serna, Furriel, Tosar y Cáseres, entre otros.
En tanto mañana sábado, a las 21 horas, “Me casé con un boludo” vuelve a proyectarse para que todos aquellos que no pudieron asistir a las exitosas funciones del fin de semana pasado.
Ambas películas se proyectarán en la Casa de la Cultura, ubicada en Dr. Carlos Madariaga y Alberti, con un valor de entradas de 20 pesos la general y 10 pesos para los jubilados.
A continuación se detalla una breve descripción de las dos películas que estarán en cartelera este fin de semana:
100 años de perdón: se desarrolla en una mañana tormentosa. Seis hombres armados asaltan la sede central de un banco en Valencia. Lo que parece un robo limpio y fácil pronto se complica, uno de los atracadores tiene un encargo que el resto de la banda no sabe. Esta coproducción entre Argentina y España es una cinta de acción y suspenso de manual. Rodrigo de la Serna a pleno, como "El Uruguayo", carismático líder de la banda se bate en duelo actoral con el enorme Luis Tosar, un intérprete que hace todo bien. Rodada desde el punto de vista de los ladrones, con una gran puesta de cámara y un afilado manejo de la tensión el director Daniel Calparsoro suma esta pequeña joya a la tradición de las clásicas cintas de atracos a bancos. Personajes empáticos, una subtrama política y un giro argumental final hacen de esta película una excelente opción para los amantes del entretenimiento fílmico.
En Me casé con un boludo, Valeria Bertuccelli es una actriz debutante que se enamora de su compañero de reparto, un actor "muy creído" encarnado por Adrián Suar. Tras un romance fugaz y una boda vertiginosa, la flamante esposa se da cuenta que se ha enamorado del personaje y no la persona, y que su concubino es un verdadero "boludo"
Está claro que la pareja protagonista tiene una química increíble. Sus diálogos y escenas en conjunto funcionan por más ridículas e irrisorias que parezcan.

La historia sencilla funciona y Suar se luce como un gran comediante, un personaje que a pesar de sus mañas y egocentrismo, logra ser empático.

Publicar un comentario