AVISO (900x113)

Los uniformados trataron de identificarlos, debieron perseguirlos ante el intento de fuga y reducirlos en calle 8 y calle 49 bis. Uno de ellos quedó detenido por orden de la justicia.

Mario Adrián Sosa, alias “el lorito”, y Juan Marcelo Ponce se rehusaron a cooperar con los uniformados de la Policía Local que intentaron identificarlos en la esquina de calle 8 y 49 bis. Hubo corridas, forcejeos y se requirió apoyo de la Patrulla de Prevención para trasladarlos a la comisaría local.
Todo se desencadenó por el llamado de un vecino alertado sobre la presencia de estas personas, de frondoso prontuario, en la zona en donde se produjo el operativo.
La rápida presencia de los miembros de la fuerza municipal, que recorren los barrios desde finales de diciembre haciendo tareas de prevención, fue  trascendental para la captura de ambos y el secuestro de una bolsa con droga que, se supone, estaban aspirando.
La fiscal de la UFID 6 de Villa Gesell, Verónica Zamboni, dictó la aprehensión de ambos en un primer momento por el delito contravencional de resistencia a la autoridad y amenazas.
No obstante, mientras se hacían los análisis médicos en el Hospital Municipal, el personal a cargo de la custodia se percató que uno de ellos se autoinflingía daño para luego intentar una denuncia contra los numerarios.
Sosa intentó realizar la denuncia por malos tratos pero se aportó material fílmico a la fiscalía local de Walter Mercuri y este solicitó al juzgado en turno su detención por acumulación de causas en su contra.

Publicar un comentario