AVISO (900x113)

Aníbal “Quique” Loubet fue electo por primera vez intendente de General Guido en 1991. Veinticinco años después es el intendente que más tiempo lleva en la función de la provincia de Buenos Aires, superando a “barones del conurbano” como Hugo Curto o Raúl Otacehé que no lograron, como él, su séptima elección.

Pese a este historial, Loubet se muestra sumamente de acuerdo con la posibilidad de recortar los mandatos de los intendentes a dos períodos consecutivos. Y, aunque la ley lo habilitaría para presentarse en 2019, asegura que, por su parte, ya está bien.

Loubet considera que la limitación de los mandatos se funda en “una demanda de la sociedad, que quiere cambios en la democracia y en la política para mejorar” y apuesta a que “quizás esto oxigene la situación, más otros temas de la reforma política que también son bienvenidos”.

Consciente de que es extraño que alguien que va camino a cumplir 28 años como intendente propugne que se limiten los mandatos a 8 años, Loubet anota que la medida está más bien dirigida a los llamados “barones del conurbano”, y que en localidades pequeñas, como la que le toca gobernar la cuestión es diferente.

“Recordemos que cuando Néstor Kirchner asumió todos los intendentes eran de Duhalde, intentó hacer la reforma y se suspendió inmediatamente”, menciona para hablar del poder de los intendentes históricos del Gran Buenos Aires.

“En los distritos chicos es otra cosa pero, como lo que se legisla es para toda la provincia, es razonable la medida tomada”, insiste.

Según informó La Capital, la diferencia que plantea Loubet es que, mientras “en el conurbano son realmente feudos, aquí todo el mundo sabe quién es quién, nos conoce a todos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos sabemos qué hemos hecho, qué tenemos: nos blanqueamos todos los días ante la gente”.

Y no deja de notar que, a los barones “las últimas elecciones les dieron la espalda”.

“Nosotros, al estar tanto tiempo, hemos frustrado la posibilidad a otra gente”, dice a la hora de replantear el mecanismo eleccionario.

Sin embargo, sostiene que “a mí no me va a sacar la ley, me voy antes. En 2019 no hay Quique Loubet”, asegura.

“Yo estaba decidido a no ir en 2015, pero la venida de Mauricio Macri a Guido fue la posibilidad de tener, después de 24 años, un gobierno de mi mismo signo político en el gobierno nacional”, dice como radical que tuvo siempre gobernadores peronistas en la provincia.

“Me entusiasmó para poder concretar las obras que no había podido hacerlo en estos años”, asegura pensando en el camino Labardén-Maipú y la obra de cloacas en General Guido.

Puesto a pensar en el sucesor dentro de su partido, sostiene que van a aparecer varios candidatos y que entonces habrá una interna interesante.

En 2015 la interna se resolvió en el marco de la disputa entre las dos ciudades que componen el distrito: un candidato por General Guido y otro por Labardén.



compromisodiario.com.ar

Publicar un comentario