AVISO (900x113)

No hay dudas de que se trata de un conductor popular que todos los días reúne una audiencia importante frente a las pantallas de televisión. Y no hay dudas de que eso le da influencia. Habría que ver si tener influencia es lo mismo que tener poder, pero en todo caso es algo que se le parece mucho

Finalmente, ayer Mauricio Macri recibió a Marcelo Tinelli en Olivos. Se trata de un nuevo capítulo en la larga historia argentina que relaciona al poder y los medios. Y a los medios que tienen poder o que creen tenerlo.
No hay dudas de que Tinelli es un conductor popular que todos los días reúne una audiencia importante frente a las pantallas de televisión. Y no hay dudas de que eso le da influencia. Habría que ver si tener influencia es lo mismo que tener poder, pero en todo caso es algo que se le parece mucho.
Los políticos en la Argentina históricamente han caído presos de esa influencia y querido operar sobre ella, ya sea para aprovecharla a su favor o para evitar que sea ejercida en su contra. Es cierto que en este caso parecería que Macri no tenía intenciones de dar a conocer su disgusto con Tinelli, pero que Joaquín Morales Solá implosionó esa decisión cuando hizo pública una respuesta del Presidente aparentemente dada en off the record. Pero, finalmente, haya salido o no a la superficie, lo cierto es que el Presidente estaba molesto por las ridiculizaciones de su investidura que Tinelli hace con sus imitadores.

Al servicio propio
El conductor, a su vez, puso en duda la reacción que se produjo en Twitter cuando se lo salió a criticar en masa, tildándolo de mercenario al servicio de los Kirchner. Tinelli solamente está al servicio de sí mismo. No conoce otro "ismo" que el "tinellismo". Jugó su carta a favor de Daniel Scioli porque estaba seguro de que el ex gobernador de Buenos Aires ganaba la elección.
Tinelli había tejido con el hombre de la ñata una relación de conveniencia que aun hoy intenta cobrar: el Banco Provincia le debe 190 millones de pesos en publicidad. Algunos hacen radicar allí la utilización de las imitaciones como medio de presión para que María Eugenia Vidal autorice el pago.

Juego de poder
Pero, sea como sea, este juego de poder y medios es algo que la Argentina no tiene resuelto, porque no tiene resuelto un entuerto mucho más profundo que es su relación con la libertad. Si bien es cierto que Fernando de la Rúa no cayó porque tuvo una presentación memorablemente ridícula en Showmatch, es cierto que aquel paso no le sumó un solo gramo de conveniencia a su mal momento, sino que, al contrario, le restó de su ya menguado saldo de cuenta.

Hoy está claro que Macri no es De la Rúa. Lo demostró, sin ir más lejos, deglutiéndose de un único mordisco a dos peces gordos como el mismísimo Tinelli y Hugo Moyano en la discusión por el control de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Esa es otra demostración de que la influencia que Tinelli evidentemente tiene no le alcanza para discutir seriamente el poder. Y Macri debería saber eso.
De todas formas, más allá de las interpretaciones que se hagan respecto de quién ganó por el hecho de que el vicepresidente de San Lorenzo fuera a Olivos, lo cierto es que es saludable que el clima de redoble de apuesta a que nos acostumbró el Gobierno kirchnerista durante doce años haya terminado. Es saludable que el Presidente reciba a quien lo satiriza y hable con él al respecto. Lo que no sabemos si es correcto es que de esa reunión surja que no habrá más "cargadas" a Macri en Showmatch.
Cuentan que el otro ingeniero que tuvo la Argentina como presidente, Agustín Justo, también era satirizado en obras del teatro de revistas de aquellas épocas de Buenos Aires. El Presidente, en aquella oportunidad, decidió salir al cruce de esas ocurrencias yendo a ver la obra en persona, a reírse él también con el público. Son maneras.

Poder diferenciar
Sería saludable que de ahora en más el poder político —que es el verdadero poder— diferencie claramente lo que son sus prerrogativas de lo que es la influencia de los medios, un género subalterno del poder que no es menor, pero que no debería distraer a los presidentes de sus responsabilidades mayores.
Si Mauricio Macri desarrolla bien su trabajo, el que quedará en ridículo será Tinelli y muy probablemente, frente a la gente, sea él también el que quede como el que sangra por la herida por haber apostado mal en una elección respecto de la que sólo estaba interesado en la medida de salvar, cuidar y acrecentar su bolsillo particular.
Tinelli está muchos escalones por debajo del Presidente en términos de responsabilidad y de porte. Es más, él justamente puede darse el lujo de hacer lo que hace porque su estatura no le exige cuidarse de nada. Macri debe velar por la Constitución, que en ningún lugar les garantiza a los presidentes que la gente no podrá reírse de ellos. Tinelli es un comerciante que, como todo comerciante, vela por su negocio. La diferencia con un verdulero es que este debe estar atento a sus costos y a que nadie le robe la lechuga de las estanterías, en privado, donde nadie se entera de sus estrategias para tener éxito. Tinelli, en cambio, ventila esas tácticas en público, usando un recurso masivo.

Riesgos de la libertad
Son los riesgos de la libertad que una república debe asumir. República supuestamente formada por una sociedad pensante, que también debe jugar su papel sabiendo dónde empiezan y dónde terminan los tantos del buen gusto y de las conveniencias personales.

ecosdiariosweb.com.ar

Publicar un comentario