AVISO (900x113)

Arribaron este mediodía luego de participar de los festejos oficiales por el Bicentenario de la Independencia y ser el único establecimiento en representación del territorio bonaerense.

Una utopía que pasó a ser sueño, luego llegó a ser una ilusión, después una posibilidad y, por último, una realidad. Así se resume lo que vivieron las maestras, los papás y los alumnos de la escuela de Macedo con este viaje a la provincia de Tucumán que quedará guardado para todos  en su memoria por largo tiempo.
Estuvieron casi una semana lejos del paraje. Extrañaron a los suyos pero seguro vivieron una experiencia de intercambio de momentos que no entrará en una simple redacción de lengua o en trabajo de artes plásticas. Ahora, las maestras deberán pensar en distintas tareas para asimilar lo transcurrido en estos días.
Se cruzaron con ex combatientes, vieron  a granaderos, a bandas militares, recorrieron ciudades y estuvieron presentes en distintas actividades de recreación con chicos de otras zonas del país.
La delegación llegó este mediodía a Madariaga y fueron recibidos por el secretario de coordinación, Miguel Vallo, y director de la juventud, Luciano Balbín, frente al municipio.
“Fue una experiencia maravillosa. Mucho más de los esperado y creo que para los chicos fue algo de lo que ni tenían dimensión. Se vivía como una sorpresa constante”, dijo a División Prensa la maestra Jorgelina Claveríe.
La comitiva contó con el apoyo municipal, de provincia de Buenos Aires y del gobierno de la nación.
Con el correr de las horas, el resto de las delegaciones comenzaron a conocerlos y la frase “son los chicos de la escuela rural” corrió por varios sitios de la capital tucumana.
El presidente provisional del senado, Federico Pinedo, dialogó con ellos en más de una oportunidad e, inclusive, los esperó para comenzar algunos de los actos. Además, se comprometió a estar presente en el paraje cuando sean las confirmaciones de los chicos.
La experiencia de estar en el Bicentenario de la Independencia de la Nación perdurará de por vida en esta comitiva y el mensaje que más buscaban las maestras para estos chicos era: “que las metas, si uno se las propone, se logran y, así, los sueño se cumplen.

Publicar un comentario