AVISO (900x113)

Diez vecinos de la ciudad de General Guido denunciaron el pasado miércoles en la Justicia Penal Departamental, al Intendente y a la Secretaria de Salud del Municipio, en razón dijeron, de encontrarse afectados de triquinosis como consecuencia de no haber realizado la autoridad competente y responsable el control sanitario obligatorio en una carnicería de esa localidad, donde se vendía carne de cerdo contaminada con ese parásito.
La denuncia fue formulada con el patrocinio legal de los Dres. Nancy Ruiz y Francisco Stea y en la misma se consigna, que aproximadamente en el mes de septiembre de 2015 los denunciantes habían consumido productos derivados de carne porcina, adquiridos en una carnicería ubicada en 9 de Julio casi esquina Hipólito Yrigoyen de la mencionada ciudad. Que entre 30 y 45 días posteriores habían comenzado con pérdida de apetito, vómitos, dolores abdominales y diarreas, para luego empeorar con intensos dolores musculares, hinchazón de párpados, picos de fiebre y un estado de decaimiento similar a la gripe. Que ante tal cuadro clínico habían concurrido a la Sala de Primeros Auxilios a consultar a los médicos que allí atienden, realizándoseles análisis de sangre, tanto en esa Sala como en Laboratorios de Análisis Clínicos privados de la región, en los que se confirmó que padecían triquinosis.
Se precisó también, que el veterinario municipal había hecho saber “de manera poco clara” que había efectuado un análisis sobre dos cerdos -supuestamente de la mencionada carnicería- y que las mismas habían arrojado resultado negativo a la triquinosis, precisando la denuncia, “aquí Sr. Fiscal es donde reside, entre otras situaciones, la omisión de inspeccionar conforme los reglamentos y protocolos de estilo y que provocó un contagio de triquinosis masivo, teniendo en cuenta la escasa población y la poca extensión territorial de nuestra ciudad”. Indicando la denuncia, que a esa altura de las circunstancias existían más de 100 casos sospechosos de tener la enfermedad transmitida por el consumo de cerdo o derivados.
Que por ello y ante una situación “cuasi endémica” para una ciudad pequeña como General Guido, y ante las reiteradas faltas de respuestas por parte de las autoridades competentes, venían a denunciar al Intendente Municipal y a quien era entonces su Secretaria de Salud por “negligencia en el control y prevención”, precisándose que habiendo estado en juego la salud de gente común, ni siquiera se había preventivamente clausurado la carnicería hasta tanto se tuviera un resultado certero.

En cuanto a quien era la Secretaria de Salud se consigna su falta de idoneidad para el cargo, indicando que era también la Secretaria de Cultura, situación que había provocado enfrentamientos con los profesionales de la salud por no tener la pericia necesaria para ocupar dicho cargo.
Además los denunciantes puntualizaron, la reticencia de las autoridades en entregar los análisis clínicos que confirmaron la existencia de la enfermedad, y manifestaron como   reprochable, que ante la gran cantidad que siempre hubo de casos de triquinosis en el Partido, existiendo ordenanzas que así lo indican, no se hubieran hecho esfuerzos políticos y económicos para constituir la Oficina de Bromatología.
Por ello dijeron, denunciaban al Intendente Aníbal Loubet (como responsable del Departamento Ejecutivo) y a (quien era) su Secretaria de Salud, Prof. María Marta Vargas, por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, motivados especialmente en la negligencia en el control y prevención,, y en la impericia pública en el cumplimiento de normas de protección del ciudadano común.
Solicitaron se ordenen allanamientos en la Sala de Primeros Auxilios para incautar documentación, análisis clínicos e historias clínicas de los denunciantes y de toda otra persona que hubiera concurrido por casos de triquinosis en la ciudad. En el Palacio Municipal para obtener documentación sobre el caso (partes de prensa, notas, decretos, ordenanzas, etc.). Y que se ordenara judicialmente la clausura de la mencionada carnicería, donde debería incautarse la autorización del médico veterinario de la faena de los cerdos que provocaron el brote. Y finalmente, se disponga una pericia médica urgente de los denunciantes a fin de determinar el estado actual de salud de los mismos.


compromisodiario.com.ar

Publicar un comentario