AVISO (900x113)

El intendente reunió a distintas áreas de gobierno y a las autoridades del sitio para analizar más alternativas que sirvan de contención.

Convocados por el intendente municipal, Carlos Esteban Santoro, quienes llevan adelante el funcionamiento de la casa de mediodía “Éxodo”, que trabaja y asiste a pacientes adictos, se reunieron en el SUM del municipio para dialogar sobre su funcionamiento.
Concurrieron el cura párroco, Alejandro Martínez, el Licenciado en Teología, Ramiro Lafrossia, referentes de Cáritas, voluntarios e integrantes del equipo interdisciplinario de Asistencia a la víctima. Por parte del Ejecutivo, además del intendente, participaron la secretaria de Desarrollo Social, Nancy Jaureguiberry, el secretario de Salud, Amadeo Echeverría y el responsable de Seguridad, Luis Reppetto.
La reunión se concretó para evaluar el funcionamiento de la casa, optimizar los recursos y brindar distintas propuestas que sumen actividades para realizar tanto con los jóvenes que asisten, como con sus familiares.
“El intendente nos convocó porque está preocupado y ocupado en la temática, lo ha tomado como un problema de estado”  enfatizó el cura párroco, Alejandro Martínez, en dialogo con División Prensa, y agregó que esta situación debe ser asumida por “toda la sociedad”.
Luego explicó que este tipo de problemáticas van más allá de la persona adicta, y aclaró que por detrás de ellas hay causas: temas de familia, de alojamiento, de alimentos, de educación que deben tenerse en cuenta y ser abordadas.
“La reunión fue muy buena y concreta” manifestó Martínez y detalló que “desde el área de Salud dijeron: nosotros podemos aportar esto, desde Desarrollo lo mismo, sumaron el trabajo de terapeutas, psicólogos, además de indicarnos la realidad de esta gente, porque no solo se debe acompañar a la persona sino también a la familia y desde el área de Seguridad, acompañarán con la contención y algunos límites necesarios”.
Otro tema en el que dialogaron fue sobre la necesidad de ampliar los días y horarios de atención, ya que en principio la casa Éxodo fue pensada para los lunes, miércoles y viernes en determinado horario. “Llegamos a la conclusión de que tiene que estar abierto todos los días desde las 8 de la mañana, porque si una persona llega, nosotros tenemos que estar esperándola” aclaró el cura. 
Luego indicó que si bien son varios los que colaboran, todos los interesados que quieran sumarse a esta iniciativa pueden acercarse y aportar en lo que puedan “ya sea cocinando, brindando la atención o un taller con alguna actividad recreativa y de contención”.
Cabe destacar que el municipio aporta recurso económico y profesional, y el espacio físico y el recurso humano lo hace Caritas en conjunto con el Salón Parroquial.

Publicar un comentario