AVISO (900x113)

Superan adversidades y obligaciones con el objetivo de progresar. También sueñan con su baile de egresados. Conocé una de las historias y entérate como ayudarlos.

Por estas horas terminan los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y cientos de atletas vuelven a sus casas con una medalla colgada en el pecho pero todos los demás regresan con el orgullo de haber participado de una experiencia que puede que sea única en su vida. Durante estos días demostraron el esfuerzo y la dedicación que colocaron a la práctica deportiva de la disciplina que les tocó representar y, aunque parezca mentira, trazaremos un paralelismo con los alumnos del Plan FINES ya que, por distintos motivos, debieron dejar de estudiar y luego de algunos años regresaron con empeño a las aulas para cumplir el sueño de culminar el secundario.
Ellos también están en la etapa final de esta experiencia única porque en pocos meses recibirán su diploma y habrán cerrado el ciclo que tanto anhelaban.
Hoy los alumnos del Plan FINES se suben a otro deseo: el de concretar su fiesta de egresados. El tiempo que les demanda estudiar, trabajar o cuidar a sus hijos hace que sea difícil organizar y recaudar los fondos para ese festejo con el que sueñan. Entre profesores y compañeros se arengan y buscan alternativas para solventarlo.
División Prensa dialogó con Sonia Lucrecia Márquez. Tiene 32 años y está a meses de terminar esta “materia pendiente”. Cursa en la comisión de la Escuela Nº15, en donde son 15 compañeros pero también hay otros cursos en la Escuela Técnica, en la Escuela Nº8 y en la Escuela Nº2, en donde se realizan las inscripciones anuales.
Márquez relata que el horario de cursada se inicia luego de las 18:00 para que aquellos que trabajen puedan organizarse. Sin embargo, se puede acomodar el cronograma de materias como para poder cumplimentar cada módulo en distintos horarios o, inclusive, cambiando de comisión.
Agrega que esta herramienta gubernamental sirve y mucho. “Me ayudo porque yo en su debido momento no pude culminar mis estudios secundarios”  y hoy “es una oportunidad para progresar”.
Pero no todo termina ahí porque Lucrecia ya desea profesionalizarse y seguir alguna otra carrera o buscar trabajo un trabajo calificado en donde exigen la obtención del título que está a punto de conseguir.
“Ahora funciona la secundaria por Internet, pero hay mucha gente que no entiende sobre eso y ni siquiera saben manejar una computadora. El plan brinda muchas posibilidades y además no tiene límite de edad”. Esto abarca “de 18 años en adelante.  El año pasado una señora llamada Nely de 78 años de edad pudo obtener su título y con educación a distancia creo que esto no hubiese sido posible”, se sincera.
El fin de este nuevo ciclo se acerca para ellos y para conseguir el cierre que tanto esperan para este momento los alumnos lanzaron la venta de empanadas durante este sábado. El costo de la docena será de 100 pesos y cuentan con el apoyo de profesores y autoridades escolares.
Márquez cierra diciendo: “la meta es obtener el título secundario pero nos gustaría cumplir el sueño de la fiesta de egresados”.
Donde ayudar a los egresados con la compra:
Celular: 2267526726

Publicar un comentario