AVISO (900x113)

El club se inició por la iniciativa de los empleados de Casa Gómez

El 18 de enero de 1952 se afilió a la liga el actual club Atlético Huracán (Ex Deportivo casa Gómez); entidad que nació por parte de empleados de la firma Luis Gómez & Cia. el 12 de agosto de 1951.
En la historia juegan un rol preponderante un grupo de jóvenes, en su mayoría empleados de la Casa Gómez, quienes concretaron una ilusión: tener su propio Club.
Por aquella época muchas menos instituciones existían, ya estaban al ruedo Sporting Cosme, El León, Sportivo Ferroviario, Independiente, Boca Juniors, River Plate, Chacarita y llegaba a la escena el Club Deportivo Gómez.
Fue justamente un 12 de Agosto de 1951 que quedó sellado en la historia de General Madariaga la fundación de una nueva entidad deportiva.
Varios fueron los que hicieron fuerza para que esto existiera pero en la formación de la primera Comisión Directiva quedaron registrados los nombres de quienes le pusieron el mayor entusiasmo, siendo Miguel Ángel Rodríguez su primer Presidente.
La gran cantidad de empleados que tenía la tienda Casa Gómez hicieron que rápidamente se inscribieran muchos socios y adherentes.
Ya en la primera reunión había más de cincuenta personas y al año superaba largamente los doscientos asociados.
Las reuniones se llevaban a cabo en el “Café Toquio” (actualmente frente a la Farmacia Cerfoglio) y allí se trataban todos los temas de interés. Los colores del club quedaron establecidos como blanco y verde, colores que representaban al comercio que llevaba su nombre.
Al poco tiempo se sumaron más personas para jugar al fútbol y allí aparecieron nombres históricos como el de Orlando Francini, Raúl Villarreal y Esteban Goldaracena quienes posteriormente fueran Presidentes de la entidad.
El Deportivo Gómez iba creciendo día a día, y en 1957 llegaría la primera alegría deportiva al consagrase campeón en el campeonato de la Liga Madariaguense de Fútbol.
Pero no todo iba a ser color de rosa, porque el encargado de la Casa Gómez un día comunicó que no le iban a dar más las camisetas, ni podían colaborar económicamente porque ya habían hecho demasiado. Entonces todos los “muchachos” se juntaron en una Asamblea para decidir el cambio de nombre ya que, enojados con esa decisión, no querían representar más al comercio. Fue entonces que se propusieron varios nombres, pero solo dos quedaron para la votación final; uno fue Huracán y el otro San Martín.
Luego de diferentes opiniones y visiones quedó por unanimidad votado el de Club Atlético Huracán, que a partir del 1º de Enero de 1957 se puso en marcha.
Allí llegarían los días más felices de la vida de esta institución. Los equipos más importantes, campeonatos y subcampeonatos en diez años de gran hegemonía. Pareció que la elección del nombre no le vino nada mal, fue verdaderamente un Huracán.
Hasta fue el primer equipo de General Madariaga que salió rumbo al interior a jugar un campeonato nacional.
En 1959 viajó a la localidad a General Pico, La Pampa, para quedar marcado en la historia deportiva de la región. Los resultados no fueron los mejores, pero la salida fue más que trascendente.
La Comisión directiva se reunía en el viejo Restaurante Mar del Plata, en la esquina de Rivadavia y San Martín, frente a la vieja estación. Sus dueños eran hinchas del club y  abrían sus puertas para que allí se tomen decisiones.
Jugadores importantes iban pasando hasta ese momento por el club: “cacho” Saganías “el nene” Gómez, “lucho” Gómez, Rubén García, “hueso” Goroso, Carlos Domínguez, “el perro” Dufur, Ricardo Yory, “pancho” Acosta, Hugo Pasos, Alfredo Vera, Pablo Morales y otro más…
El club no sólo tenía éxitos en lo deportivo, sino que en lo institucional andaba también de buena manera.
Se compró un terreno ubicado en la calle San Martín entre Mitre y Belgrano, por lo que todo iba por la senda del constante crecimiento.
En la década del setenta ya lo deportivo no funcionó tan bien y hubo rasgos de buenos equipos pero sin mayores logros. Se canjeó el terreno por la actual sede ubicada en Avellaneda y Moreno, para luego comprar un lote más y ampliarla.
Los ochenta quizás quedarán marcados como la etapa menos productiva. Muchos se fueron alejando, por cuestiones familiares, laborales o porque ya no estaban más y el entusiasmo no era el mismo que a los principios. Por entonces se habían afianzado muchos más clubes en Madariaga y algunos emigraron hacia otros colores.
Llegaría entre idas y venidas, Néstor Fernández a la presidencia del Club. “Negrucho”, quien en los festejos de los primeros campeonatos iba “colgado” de los camiones con los jugadores, le volvió a dar algo de vida a la institución. Vinculado directamente a la actividad futbolística acercó a distintas personalidades y generó un interesante semillero, del que salió por ejemplo “pichuco” Luján que luego fue a Vélez Sarsfield, el “mulo” Adrián Godoy, Pablo Tomé, Miguelo Jorge, Hugo Elso, Gustavo Gorosterrazu, Javier Cáceres, Daniel y Ramón López, entre otros.
Fernández hizo lazos con el Club San José de Pirán, y en 1997 la fusión resultó más que exitosa y se volvió al grito de campeón luego de treinta y seis años.
El equipo dirigido por Carlos Cassalla logró ser el mejor del Torneo Apertura y se coronó otra vez con el título de la Liga Madariaguense de Fútbol.

Una de los descubrimientos más importantes fue el del goleador de ese combinado, Fernando Jauregui, quien consolidó en la red el quinto título de Huracán. Joven, atrevido y encarador como pocos. Pero no lo retuvieron y emigró después a otro club para quedarse en el fútbol de Madariaga por muchos años más. Pero también la presencia de Joselino Albarengo, Julio Cabanillas, Gustavo Marcaida, “Pocho” Cueto, le dieron alto vuelo a este equipo que se terminó consagrando en la cancha de Atlético de Villa Gesell, en una histórica goleada por 4 a 0.

Publicar un comentario