AVISO (900x113)

BUSCAN REDUCIR LA PRINCIPAL CAUSA DE MUERTE JOVEN

Los choques en moto, las agresiones y caídas son las principales causas de lesiones traumáticas. La Provincia de Buenos Aires es el primer distrito argentino que lleva a cabo este relevamiento, vital para conocer el fenómeno y generar intervenciones preventivas desde el Estado.

En los niños, las caídas y en los adultos, los incidentes de tránsito con motos y las agresiones. Esas son las principales causas de lesiones traumáticas en territorio bonaerense. Los datos actualizados del relevamiento que realiza el ministerio de Salud de la Provincia y la Fundación Trauma, se dieron a conocer ayer, en el hospital El Dique de Ensenada, durante un evento en el que se anunció que otros nueve hospitales provinciales se suman a los 12 que llevan a cabo el primer Registro del Trauma del país.

La relevancia de esta iniciativa radica en que, por un lado, esa enfermedad constituye la primera causa de muerte joven y la tercera si se toman todas las edades, detrás de las patologías cardiovasculares y el cáncer. Por otro lado, llevar adelante un registro es clave “porque la información de calidad mejora la vigilancia epidemiológica y la planificación estratégica para la toma de decisiones por parte del equipo de salud, tanto para salvar vidas como para identificar la población de riesgo y generar acciones preventivas”, explicó la ministra de Salud, Zulma Ortiz.

Hasta el momento, la Fundación Trauma, que preside el experto Jorge Neira y dirige la especialista Laura Bosque, lleva adelante el registro de casos de lesiones traumáticas en 12 hospitales públicos de la Provincia y en 2 sistemas de atención pre-hospitalaria. A partir de la reunión de ayer, se sumarán al registro los hospitales Evita de Lanús, Carrillo de Tres de Febrero, Iriarte de Quilmes, Mi Pueblo de Florencio Varela, Cestino de Ensenada, Larrain de Berisso, Oñativia de Almirante Brown, Meléndez de Adrogué y Mercante de José C. Paz.

Los especialistas explicaron que se llama trauma “a todo daño por exposición a fuentes o concentraciones de energía que sobrepasan el límite de tolerancia del organismo, o bien, la ausencia de elementos esenciales para la vida como por ejemplo, el oxígeno”. Así, una caída de altura, una herida cortante, la asfixia o la electrocución, por ejemplo, son algunos de los “mecanismos lesionales” del trauma.

PRINCIPALES CAUSAS

Hasta el momento, el ministerio de Salud junto con la Fundación contabilizan 20.556 hechos cerrados en el registro, unos 900 hechos por trimestre y 100 por cada uno de los hospitales que relevan casos.
El director del Sistema de Registro, Ezequiel Monteverde, detalló que del total de traumas que se registraron en personas adultas, el 21 por ciento ocurrió por agresiones y el 23 por ciento, por incidentes de tránsito en moto, de modo que estas dos causas abarcan casi el 50 por ciento del total de casos en mayores. En los niños y niñas, en tanto, el 40 por ciento de los traumatismos es producto de caídas. 
En el encuentro de ayer, participaron los directores de los hospitales que se sumarán al registro junto con los jefes de los servicios de emergencias. “En 60 días cada hospital conformará un comité de trauma central, encargado de recabar la información como punto de partida para realizar actividades de control y prevención de las lesiones, conocer la epidemiología de la enfermedad y establecer patrones de ocurrencia de los mecanismos lesionales que permitan intervenciones adecuadas”, explicó el director provincial de Hospitales, Leonardo Busso.
Desde hace seis años, el registro de trauma se lleva a cabo en los hospitales provinciales San Martín, Ludovica, Korn y San Roque de La Plata; Erill de Escobar; Simplemente Evita de La Matanza; Güemes de Haedo; Eurnekian de Ezeiza; El Cruce de Florencio Varela; Alende y Tetamanti de Mar del Plata y de la UPA Trauma de Lezama y dos sistemas de atención prehospitalaria.

En la reunión también estuvieron presentes el director de Emergencias Sanitarias, Federico Villagrán y la secretaria privada de la Unidad Ministro, Mónica Confalone.

Publicar un comentario