AVISO (900x113)

Se trata de uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de la ganadería, no solo para la productividad y la economía nacional, sino principalmente para la Salud Pública.  El escenario actual continúa planteando la necesidad de priorizar la sanidad animal con la activa participación de los servicios veterinarios.

Argentina es un país con un gran desarrollo de tecnología en los sistemas de ciencia y técnica aplicados a la producción ganadera y también ha avanzado  en aspectos como la alimentación, la genética, el manejo de los campos y la nutrición. Sin embargo, aún  persisten las deficiencias en los aspectos  sanitarios, fundamentales a la hora de lograr un incremento del stock, las tasas de extracción y la productividad ganadera. Lo que el sistema gana en ventajas, lo pierde al no priorizar la sanidad. Muchos productores, todavía ven amenazados sus medios de vida por la falta de un efectivo papel de los profesionales veterinarios en materia de prevención y salud animal; aspectos claves para la sustentabilidad y el desarrollo de la actividad, así como la seguridad alimentaria.
Las enfermedades parasitarias, reproductivas e infecciosas  producen grandes pérdidas y si bien se está trabajando día a día para revertir esta situación, no se ha logrado implementar un sistema organizado ni políticas sanitarias  que minimicen el impacto de estas enfermedades; aun cuando existe la ilusión, en muchos productores, de que la sanidad está resuelta en la actividad ganadera. Ningún otro aspecto fundamental de la actividad ganadera, por más eficiente que sea, puede mejorar el funcionamiento de los rodeos si no se prioriza y se considera la sanidad como una inversión.
Si bien, en la actualidad, la tecnología y su innovación son herramientas fundamentales para la transformación de las estructuras productivas, el impacto será realmente eficaz para aquellos grandes productores que han logrado resolver eficientemente las problemáticas de infraestructura y sanidad. Para los pequeños y medianos productores, aquellos a los que aún no les es posible lograr una mejora en la situación de la ganadería actual, es necesaria una mayor inclusión de los médicos veterinarios en los diferentes sistemas productivos.
Esto es imprescindible para fijar los lineamientos necesarios sobre el impacto de la sanidad en la productividad animal, a través del diseño de planes sanitarios acordes a cada situación particular. El rol más importante de la figura del veterinario es  transferir conocimientos básicos y elementales para generar cambios en los modos de trabajo, en las formas de alimentación (factor fundamental para lograr mejoras en la producción) y en las prácticas sanitarias, incluso sin la incorporación de tecnología avanzada.
Desde el Colegio de Veterinarios se trabaja para que sus profesionales puedan asesorar a los actores necesarios, no solo para procurar la sanidad de los animales, sino también intensificar las buenas prácticas y mitigar el impacto ambiental de estos sistemas. Los veterinarios deben  informar y educar a los productores en  la incorporación de herramientas de trabajo prácticas, de bajo costo en establecimientos con índices productivos bajos.  También deben ser los responsables de diseñar y monitorear las estrategias sanitarias dentro de cada establecimiento, consolidando la calidad y trazabilidad de los procesos y las tecnologías básicas e indispensables para cada caso particular.
Las innovaciones tecnológicas no trasforman por sí solas, necesitan de planes estratégicos y políticas públicas que acompañen, organicen y regulen su implementación de acuerdo a cada actividad, a cada especie y a cada caso particular. El Estado debe generar las herramientas básicas de financiamiento, facilitando la incorporación de infraestructura básica e indispensable (mangas, aguadas, alambrados etc.) para mejorar los índices productivos. Debe brindar información y trabajar inter-disciplinarimente y en conjunto con todos los integrantes del sector, para generar planes sanitarios efectivos y poder lograr objetivos de alto impacto sobre la salud animal y pública.

 Foto: extraída de  Internet

Colegio de Veterinarios Provincia de Buenos Aires

Publicar un comentario