AVISO (900x113)

Una celebración familiar terminó en tragedia este fin de semana en Tres Arroyos, con la muerte de un joven de 24 años, quien murió atragantado por un trozo de carne que ingirió.
Alrededor de las 23 del sábado, el servicio de medicina de urgencia recibió el llamado desde la vivienda ubicada en Tacuarí 1270 de esa ciudad, donde se desarrollaba una cena.
Al llegar al lugar el equipo médico, encontró a Rafael Héctor Sáenz Valiente, tirado en el piso del patio donde la familia dueña de casa se encontraba comiendo un asado.
Según dijeron los anfitriones al equipo de emergencia, el joven se había levantado de la mesa y cuando fue a tomar agua de una canilla, se patinó y se cayó.
“Al llegar al lugar, se constató que los signos vitales ya eran negativos” dijo  el doctor Gabriel Gustavo Guerra, director del Hospital Pirovano de Tres Arroyos.
Hacia ese centro médico fue trasladado Sáenz Valiente, luego de que no dieran resultado las maniobras de reanimación que le practicaron en su casa y que continuaron a bordo de la ambulancia.
Al llegar al hospital y ser atendido en la guardia, los médicos quisieron intubarlo y se encontraron con un pedazo de carne de considerables dimensiones atascado en su laringe.
“La presencia de ese trozo recién fue advertida en el hospital y hasta ese momento era desconocida tanto por los familiares como por el médico que lo vio en la casa” reveló el director del nosocomio donde se constató finalmente que Sáenz Valiente había muerto de asfixia por sofocación.
Su cuerpo fue entregado en la madrugada del domingo a sus familiares quienes lo sepultaron ayer al mediodía en el cementerio municipal de Tres Arroyos.


infozona.com.ar

Publicar un comentario