AVISO (900x113)

Es el compromiso de la Argentina siguiendo la iniciativa 25x25 de la Organización Mundial de la Salud y la Federación Mundial del Corazón; implica disminuir un 25% las muertes por enfermedades cardiovasculares entre los 15 y 70 años para 2025.

Prevenir una de cada cuatro muertes prematuras por enfermedad cardiovascular es la nueva meta de la Sociedad Argentina de Cardiología y la Fundación Cardiológica Argentina para los próximos 10 años. Así lo anunciarán este mediodía sus autoridades durante una transmisión online a sus 36 distritos en el interior del país.
Concientización de la población, compromiso del Estado y los profesionales de la salud, y monitoreo de los resultados deberían asegurar el éxito de la llamada iniciativa 25x25, que promueve la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Mundial del Corazón (WHF, por su sigla en inglés). Y nada mejor que asumir ese compromiso justamente el Día Mundial del Corazón: disminuir un 25% las muertes por enfermedades cardiovasculares entre los 15 y 70 años para 2025. El anuncio cuenta con el apoyo del Ministerio de Salud de la Nación.
"La Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) y la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), junto con sus distritos regionales, asumen el compromiso de desarrollar a lo largo del año diversas actividades de concientización, intervención y monitoreo, para lograr en nuestro país reducir la morbimortalidad por enfermedad cardiovascular", aseguró el presidente electo de la SAC, Miguel González.

Cómo tener un corazón saludable con pequeños cambios de hábito
El 30% de la población muere por una causa cardiovascular. La mitad son muertes prematuras, es decir, de personas de entre 15 y 70 años: unas 50.000 vidas que se pierden por año, de acuerdo con las estadísticas vitales nacionales a 2014.
Si la meta es reducir esa cifra un 25%, habría que salvar unas 12.500 vidas por año para alcanzarla. En el camino, también disminuirían la discapacidad y los costos familiares y laborales asociados.
"Es un día para tomar conciencia y proponemos hablar de prevención, que no se trata de prohibir -dijo González-. Es llegar a la comunidad, y también a los profesionales de la salud, con el mensaje de que se trata de hacer promoción de la salud: comer más sano, caminar más, no fumar, bajar de peso si es necesario y, claro, bajar la hipertensión, controlar el colesterol, tratar la obesidad y diabetes cuando así haya que hacerlo."
Un equipo diseñará una hoja de ruta a seguir en los próximos años, como lo aconseja la WHF. La FCA trabajará en la difusión comunitaria. La última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo indica que, a pesar de la enorme cantidad de información disponible, la hipertensión no cede del 34% de la población, mientras que el sobrepeso y la obesidad crecen desde 2005 hasta rozar casi el 60% en el país. El sedentarismo sigue la misma tendencia.
"La concientización de la población, el compromiso del Estado, las sociedades científicas y las asociaciones civiles para trabajar de manera conjunta en reducir estos índices alarmantes, es un gran paso y una responsabilidad que debemos asumir todos", indicó Roberto Peidro, presidente de la FCA.
González anticipó que los resultados no serán inmediatos. "Pero si no hacemos nada, nunca vamos a empezar a mejorar ni a acercarnos a las metas deseadas -sostuvo-. Y la responsabilidad no será de la población. Los profesionales de la salud y el Estado tienen la obligación de hacer prevención."

Chicos y adolescentes
La educación de los chicos y los adolescentes en el cuidado de la salud será fundamental en ese sentido: no fumar, comer más equilibradamente, con menos sal, grasas trans y azúcar, y hacer más actividad física, en lugar de pasar tantas horas sedentarias por día delante de la TV o la computadora.
"Los chicos suelen comer bastante comida chatarra y, además, dado que pasan bastante tiempo en el colegio, consumen viandas que a veces son poco saludables", dijo Rafael Ahuad, cardiólogo infantil y uno de los voceros de la campaña de concientización sobre el cuidado del corazón desde la infancia que lanzaron la Sociedad de Medicina Interna de Buenos Aires y Diagnóstico Maipú.
Esta iniciativa parte de que lo más importante para que el corazón de los niños crezca sano son hacer actividad física apropiada para cada edad y tener una alimentación saludable. Para los adolescentes, se recomienda el ejercicio "justo", ni excesivo ni con sobrecarga, porque con el consumo de alcohol y el cigarrillo "aumentan las probabilidades de tener problemas cardiovasculares en el futuro", agregó Ahuad.

"Las enfermedades cardiovasculares no sólo nos matan, sino que nos incapacitan y eso genera muchas deficiencias en la vida familiar, laboral, social y productiva. Los gobiernos en el mundo no pueden enfrentar los costos de un tratamiento de la enfermedad cardiovascular. La WHF pretende reducir en un 25% la mortalidad cardiovascular para 2025 y la clave es trabajar en prevención, conocer los factores de riesgo y adoptar hábitos saludable", dijo a través de un comunicado Oscar Mendiz, director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación Favaloro, que se suma a la conmemoración del #diamundialdelcorazon.

Publicar un comentario