AVISO (900x113)

La tradicional estructura que utilizan los estudiantes para cerrar los festejos en su día fue confeccionada en los talleres de la escuela industrial.

La tradición indica que los chicos tras el desfile forman una ronda, con un hisopo bañado en kerosene lo encienden y comienzan a bailar a su alrededor en medio de la algarabía de estar a meses de egresar y festejando su último día en lo que es el proceso escolar.
El momo, que en decenas de oportunidades se encendió en la esquina de la Escuela Media Nº1 y luego eso se trasladó a la pista de atletismo, este año será quemado en el predio de la estación del ferrocarril.
Promete más de 30 bombas de estruendo, volcanes y 3 tiros por lo que se solicitó precaución y una distancia prudencial a las personas que asistan para presenciar el espectáculo.
La figura siempre se mantiene en secreto hasta minutos antes de comenzado el rito y por eso División Prensa se comprometió con los estudiantes a mantener esa expectativa en pie.
La labor de los jóvenes de la Escuela Secundaria Nº 6 y el Instituto San José para elaborarlo contó con la ayuda de los jefes del taller y los estudiantes de la Industrial, quienes confeccionaron el armazón. Después se hizo el relleno, se cerró la figura con engrudo y papel y se procedió a pintarlo.

En la tarde de mañana está previsto que los bomberos voluntarios, miembros de tránsito, de la policía local y del área de salud  realicen tareas de prevención para preservar la integridad del público.

Publicar un comentario