AVISO (900x113)

Tanto la ministra de Salud como Urtubey plantearon que las víctimas habían sido atendidas y eran controladas.

Dos nenes de comunidades wichi de Santa Victoria Este, en el norte salteño, murieron en agosto por cuadros de deshidratación aguda y ahora investigan si esto pudo evitarse, según dijeron desde el Gobierno provincial. Además aseguraron que habían recibido controles y atención médica los meses previos a la muerte.
El Estado salteño invierte "14 veces más por un niño de la zona a la que pertenecían estos pequeños que por un niño de acá", la capital provincial, dijo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, al ser consultado por los medios sobre el tema. También afirmó que están "trabajando con la historia y el sumario correspondiente para saber si estos casos eran evitables".
El gerente del hospital de Santa Victoria Este, Ramiro Soraire, fue quien informó en declaraciones radiales que una beba de cuatro meses y un niño de un año y medio, de comunidades wichi, murieron por causas asociadas a la desnutrición.

LOS CASOS
El primero ocurrió el 9 de agosto en la comunidad nómade de Vertiente Chica, ubicada camino a Alto La Sierra, cuando un nene de un año y seis meses que pesaba 7,2 kilos murió cuando era trasladado a un centro de recuperación nutricional de Tartagal. Al pequeño se le habían realizado controles en junio y julio, según confirmó la secretaria de Servicios de Salud, Viviana Molina, quien detalló que ambos niños estaban bajo control y que uno de ellos sufría una cardiopatía.
El segundo se registró el 17 de agosto cuando Andrea Ruth Gómez, una beba de cuatro meses oriunda de la comunidad de Monte Carmelo, murió también cuando la llevaban a Tartagal por una deshidratación severa, con diarrea y vómitos.
Urtubey llamó a ser "totalmente serios en la evaluación de la noticia" y reiteró que "si era una causa evitable entonces hay que buscar la responsabilidad", pero también "puede suceder que fuera un desenlace inevitable".
"Hay que evaluarlo", insistió el mandatario y aseguró: "Estamos trabajando permanentemente en la zona, que es donde más esfuerzos tenemos puestos". Asimismo indicó que Salta tiene una tasa de mortalidad infantil del 11,38 por mil, o sea que "siguen muriendo niños a pesar de que se hacen todos los esfuerzos".
"En todos los ámbitos debemos involucrarnos, porque la única forma de resolver estos problemas que son estructurales es trabajar todos juntos", remarcó Urtubey, y señaló que en los últimos años bajaron los índices de desnutrición en Salta.

t n.com.ar

Publicar un comentario