AVISO (900x113)

29-09-2016 El juicio oral donde se juzga a ex policías de la Subdelegación de la DDI Villa Gesell por su presunta responsabilidad en un crimen ocurrido en Valeria del Mar en 2011, que se desarrolla en el Tribunal Criminal nº 2 Departamental, debió ser suspendido el pasado lunes luego que dos de los jueces que lo integran se excusaran tras haberse escuchado a dos testigos.
Se preveía que el debate se prolongaría al menos un mes y medio, pero a poco de comenzar se pudo apreciar que pese a las largas audiencias (terminaban muy de noche) el avance comenzaba a mostrar complicaciones, hasta que en la cuarta jornada ocurrió lo imprevisible, la excusación de los Jueces Eduardo Campos Campos y Analía Avalos como consecuencia de haber intervenido en una causa anterior que involucraba a una testigo, y las afirmaciones de ésta y un familiar que los policías juzgados le habían plantado drogas para involucrarla (fue sobreseída).
En razón de haber sido dos los jueces que se excusaron, el Tribunal integrado por el magistrado restante y dos que no hayan intervenido deberán resolver si se acepta o no la  excusación. En caso afirmativo el juicio será nulo, se deberá realizar uno nuevo en otro Tribunal. Si las excusaciones son rechazadas continuará, aunque se prevé que tendrá nuevas demoras, ya que los defensores anticiparon que recusarán a los Jueces, debiendo en tal caso intervenir la Cámara de Apelaciones.
Sobre el caso y según la investigación, el 2 de enero de 2011, Andrés Osvaldo Lezcano, un individuo que hacia tareas de “corte previo” (comprar droga y luego de salir de un lugar investigado por comercialización de estupefacientes) para la Subdelegación de la DDI Villa Gesell, fue llevado mediante engaños desde la pensión donde se alojaba en Villa Gesell hasta una casa de Valeria del Mar, lugar donde se lo esperaba con una trampa.
Antes de llegar a Lezcano se le entregó un envoltorio que contenía clorhidrato de cocaína, y este convencido con la tarea que le indicaba el policía de su confianza que lo trasladaba, ingresó en una vivienda de la calle Espora 1405, lugar donde residía la mujer cómplice del plan criminal, quien según lo planeado simularía ser víctima de un robo.
Al retirarse Lezcano del lugar recibió cuatro disparos de arma de fuego, efectuados con las armas reglamentarias por dos de los policías involucrados en la trama, mientras que el resto les brindaba la cobertura necesaria para que lo planeado no sufriera ningún tipo de riesgo.
A los pocos días, un amigo de la víctima y también colaborador de la policía en esos menesteres, por miedo contó ante la justicia sus sospechas –o certezas- sobre lo ocurrido, iniciándose la causa judicial que culminó con la detención del Subcomisario Claudio Fabián Arnouk, el Oficial Principal Ariel Sebastián Pantalone, el Oficial Inspector Diego Palacios, el Subteniente Claudio Aranda, y Alejandra Andrea González.
Todos los nombrados –menos Aranda, que se suicidó estando en prisión domiciliara-, fueron imputados y son ahora juzgados por “Homicidio doblemente agravado, por el Concurso premeditado de dos o más personas y por haber sido cometido por miembros integrantes de una fuerza de seguridad, abusando de sus funciones o cargos”.



minutog.com

Publicar un comentario