AVISO (900x113)

A horas del inicio de la muestra de barcos hundidos y estancias del Tuyú te contamos algunas historias de buques que terminaron varados en nuestra región.

La muestra comienza este viernes con el auspicio y la colaboración de la Dirección de Patrimonio y Actividades Culturales y se podrá visitar hasta el 30 de septiembre.
Bajo el nombre “Patrimonio Cultural del Tuyú” se expondrán obras de 4 estancias históricas que fueron pintadas en el marco del proyecto “Pintando estancias” de Marta Costas.
Este viernes desde las 19 horas estará la disertación del Dr. Carlos Balcarce sobre la historia de Madariaga y el arqueólogo y buzo, Alejandro Agnelli sobre historias de naufragio.
Actuará también, Rafael Climente (hijo) con el acompañamiento de músicos invitados.
En tanto el sábado, a las 19 horas, el Sr. Norberto Gómez disertará sobre el retrato “El vencedor” y actuará el coro municipal. La muestra se podrá visitar hasta el viernes 30 de septiembre.

El Combat (Por Alberto Mola)
La playa de los antiguo partidos de ajo y Tuyú guardan numerosos enigmas de los navíos que fueron a terminar sus días atascados en las arenas, envueltos en una agonía de vientos y arenas devoradoras. En 1838 recoge el escritor José A Wilde, naufragó en las Costa del Tuyú, el Bergantín Combat, de la Armada Imperial francesa.
Su tripulación lo abandonó y se encamino por tierra a Chascomús previamente acampando en las cinco de las casas que preanunciaba el surgimiento de Dolores.
Arribado a Buenos Aires, denunciaron el accidente al cónsul de su país. Monsieur Robert titular de la delegación del imperio francés, ante el gobierno de las Provincias Unidas del Rio de la Plata. Este pidió colaboración para marchar hacia el lugar del naufragio, recibiendo una carreta y quince soldados de la guardia de Chascomús.
El cónsul acompañado de seis colaboradores, entre ellos el capitán del buque Jacques Rilloger hijo, se puso en marcha. Al llegar el lugar encontró que el Combat había sido totalmente saqueado inclusive hasta el velamen sogas, etc., por parte de los pobladores de los Mondes Grandes. Indagando y apoyándose en la fuerza de los milicianos que lo escoltaba se dirigió a los ranchos de la zona donde aplicó castigos para descubrir quiénes habían sido lo culpables de esa depredación general. Así obtuvo una pista que lo encamino hacia las cinco casa de Dolores donde se presentó reclamando la mercadería, el duque según había dejado deslizar, el oficial a los criollos se trataba de un secreto de estado que debía recuperarlo a todo costa.
El Cónsul en Dolores presionó con amenazas, y luego emplazó a los pobladores que tenían 24 horas para entregar lo que se ocultaba en el Bergantín, pero a la noche de adoptar esa determinación mientras descansaba en su tienda de campaña al lado de la carreta, fue asesinado misteriosamente por los semisalvajes pobladores.
El teniente y los dos suboficiales después de buscar infructuosamente a los culpables decidieron retornar a Chascomús, elevando un exhaustivo informe al gobierno de Buenos Aires.
El secreto de Estado que había llevado el Bergantín Combat quedaria bajo las olas, o perdido en la espesura del monte o tal vez en algún rancho del entonces poblado de Dolores.
Pensando esta historia que escribe Mola pienso Naufragio del Combat   (Por La fecha puede ser posible que tenga una conexión con el bloqueo francés al Rio de la Plata)

Publicar un comentario