AVISO (900x113)

Son aquellos que donan y los trasplantes resultan exitosos. De este modo, se logró mejorar y salvar la vida de más personas enfermas. Los especialistas atribuyen el aumento a una mayor dedicación de tiempo y capacitación para que los profesionales de la salud procuren órganos y tejidos de calidad: un complejo trabajo de equipo contrarreloj.
En los últimos siete meses el Cucaiba, organismo que depende del ministerio de Salud bonaerense, realizó 413 trasplantes, más que durante todo el año pasado, aumentó la cantidad de donantes reales y multiorgánicos, y logró que más familias acepten donar los órganos de un familiar fallecido.
“Le estamos dedicando un gran trabajo a la procuración, esto quiere decir más tiempo y más capacitación del personal que trabaja el tema en los hospitales para detectar oportunamente potenciales donantes y establecer una mejor comunicación con las familias”, explicó la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz.
En concreto, en los últimos siete meses, el Cucaiba (Centro Único Coordinador de Ablación e Iimplante de la Provincia de Buenos Aires) logró que los “donantes reales efectivos” pasen de ser el 77.1 por ciento del total al 89 por ciento.
Los especialistas explicaron que se llama “donante real efectivo” a aquel cuyo órgano es donado y trasplantado con éxito. Lograrlo implica un complejo trabajo de equipo que se inicia en el momento en que un profesional detecta un potencial donante en un servicio de cuidados críticos, pasando por el proceso de muerte, mantenimiento de los órganos, consulta a la familia, ablación,  análisis, traslado y el trasplante propiamente dicho.
“Los números siempre son observados con interés, y como no siempre todo buen número implica un buen resultado en nuestra actividad; antes de poner el esfuerzo en el número, el trabajo diario está destinado a lograr que los órganos y tejidos extraídos sean, en su mayoría, implantados”, explicó Clemente Raimondi, presidente del Cucaiba.
Otro dato revelador es que en los últimos siete meses la cantidad de donantes multiorgánicos también se incrementó, al pasar del 56.3 por ciento al 72.4 por ciento si comparan idénticos periodos de 2015 y 2016.
Abordar a una familia que acaba de perder a uno de sus miembros para consultarle sobre la voluntad de donar es un verdadero desafío para el equipo de salud. Son momentos críticos, de iniciación de un duelo. Y por eso se requiere un entrenamiento muy sensible en la comunicación. Pese a las enormes dificultades que esto implica, el Cucaiba logró aumentar la afirmativa familiar en ocho puntos porcentuales este año, al pasar del 60 al 68 por ciento del total.
Con todo, la actividad desarrollada en los primeros meses de gestión del CUCAIBA por sus directivos, los médicos Clemente Raimondi, Germán Mir Sábato, Víctor Fernández y Gustavo Capdevila comenzaron a evidenciarse en los nuevos indicadores. En un informe de ese organismo se detalla que de los 413 implantes de órganos y tejidos realizados, 134 fueron renales; 7, renopancreático; uno de páncreas, 84 hepáticos, 2 hepatorrenales, 27 cardíacos, 2 cardiorrenales, 10 pulmonares (7 bipulmonares), 2 intestinales y 144 implantes de córneas.

UNIDADES DESCENTRALIZADAS
Desde el ministerio de Salud bonaerense anunciaron, también, la creación de las Unidades Descentralizadas de Procuración (UDEPRO), que dependerán del Cucaiba y estarán localizadas en hospitales interzonales elegidos estratégicamente para abarcar la extensa geografía de la provincia de Buenos Aires. De este modo, explicaron, se busca descentralizar y agilizar la actividad de procuración y trasplante de órganos y tejidos.

Raimondi adelantó que antes de fin de año se abrirá la UDEPRO del hospital Penna, en Bahía Blanca y en el Alende de Mar del Plata.

Publicar un comentario