AVISO (900x113)

Proyecto de la diputada Carla Carrizo.

La diputada nacional Carla Carrizo presentó el proyecto en el marco del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata. Apunta a que se concentren las búsquedas y se entrecruce la información. Denunció que en la frontera argentino-boliviana se venden niños y adolescentes por $5000. En el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, la diputada nacional Carla Carrizo (UCR-Cambiemos), presentó un proyecto para crear una Agencia Nacional de Búsqueda de Personas como órgano descentralizado en el ámbito del Ministerio de Seguridad de la Nación. La entidad, que estará compuesta por personal formado en Derechos Humanos, deberá concentrar todas las búsquedas y entrecruzar la información de las personas con paradero desconocido; organizar un Sistema Federal de Búsqueda de Personas articulada con el Poder Judicial, las Fuerzas de Seguridad Federales, Provinciales Municipales, y ONG; realizar campañas de información y concientización, y crear una línea telefónica y un portal de Internet para atender las denuncias. “En la actualidad, alrededor de 900 menores de edad cruzan por día la frontera norte de nuestro país de forma irregular. En Argentina hay más de 6 mil personas siendo buscadas y ante la inexistencia de un registro único y actualizado a nivel nacional, la cifra podría ser mayor. A pesar de estos alarmantes datos, solamente 153 personas fueron condenadas por trata de personas en la Argentina”, denunció la dirigente radical. La diputada valoró las campañas públicas que tratan de “interpelar a la demanda de esta red delictiva”, pero remarcó que “el foco también debe ponerse sobre el sistema actual de información y registro de personas buscadas para agilizar la respuesta estatal y evitar los daños”. Carrizo aseguró que, según un informe de FOPEA sobre la trata de personas, en la frontera argentino-boliviana se venden niños y adolescentes por $5000. En ese sentido, puntualizó que durante 2010 pasaron 25 mil menores, de los cuales sólo retornaron 7000. “Es decir que unos 18 mil niños bolivianos podrían estar trabajando en campos y talleres clandestinos en la Argentina, mientras que otros podrían haber tenido como destino la explotación sexual”, finalizó.


ADNbaires

Publicar un comentario