AVISO (900x113)

La terapia intensiva del Hospital de Niños “Dr. Debilio Blanco Villegas”, de Tandil, retomó hoy su normal funcionamiento tras permanecer cerrada durante un mes y medio, luego de que la complementación sanitaria entre el ministerio de Salud provincial y el municipio local permitiera generar las condiciones para que una destacada profesional tandilense regresara a su ciudad para hacerse cargo de la conducción del servicio.
Se trata de la doctora Lorena Moreno, una médica que volvió a Tandil luego de 22 años de ausencia, los que repartió entre su formación de grado en la Universidad Nacional de La Plata y una exitosa trayectoria profesional en los hospitales “El Cruce” de Florencio Varela y el “Sor María Ludovica”, de La Plata.
El servicio fue rehabilitado esta mañana, tras un acto del que participaron la subsecretaria de Atención de las Personas, Evelina Chapman; el director provincial de Hospitales, Leonardo Busso; el presidente del Sistema Integrado de Salud Pública local, Vito Mezzina; el concejal Pablo Díaz Cisneros, representantes de la organización no gubernamental “Grupo Terapia para Niños Tandil” y familiares directos de la doctora Moreno.
“Nuestra provincia tiene muchos problemas en su sistema de salud, lo que nos obliga a trabajar en red, fijando prioridades, y la salud materno infantil es la primera y el cuidado de los recursos humanos es la segunda”, explicó Chapman al dirigirse a los presentes, y agregó que “esto que nos reúne hoy tiene que ver con buscar soluciones, innovaciones y alianzas público-público, y todo eso se conjugó para reabrir este servicio”.
Por su parte, Busso señaló que “esta es una muestra de que trabajando juntos la provincia y el municipio podemos ir en contra de la fragmentación del sistema de salud pública y en favor de los pacientes, que es lo que todos buscamos”,
“Las camas de terapia intensiva en general son escasas en la provincia, sobre todo en invierno, que se necesitan mucho, y nuestra idea es trabajar en una red provincial con la gente del hospital materno infantil de Mar del Plata, por lo que esto va a fortalecer a la ciudad y a la región”, añadió el director provincial de Hospitales.
Busso ponderó las cualidades humanas y profesionales de la nueva jefa del servicio, y aseguró que éste se verá fortalecido “porque hasta ahora no contaba con una coordinación permanente en la ciudad”, ya que funcionaba con guardias diarias.
“Esta reapertura fue posible gracias al esfuerzo de la comunidad, de la provincia de Buenos Aires a través de la ministra de Salud y de la intendencia, que pusieron lo suyo para que esto pueda llevarse a cabo”, expresó Mezzina en su intervención.
Previo a la ceremonia, las autoridades visitaron la terapia intensiva y tomaron contacto con el personal asignado a la guardia del día de hoy.
La ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, que se involucró directamente en la resolución del problema y visitó el hospital junto al intendente Lunghi hace un mes y medio, se mostró gratificada por la reapertura y comentó que la médica llegó a Tandil luego de desempeñarse como coordinadora de la unidad de terapia intensiva pediátrica del hospital de alta complejidad “El Cruce”, que con sus 26 camas es un emblema de la salud pública bonaerense.
Moreno también trabajó en el hospital de Niños de La Plata, donde tuvo a cargo el servicio de terapia intensiva con 20 camas, mientras hacía guardia todos los miércoles. Por esos antecedentes, la ministra de María Eugenia Vidal enfatizó que “cuenta con sobrada capacidad y experiencia para conducir la terapia del Blanco Villegas y esto nos llena de alegría porque significa más salud para los chicos de Tandil y de la región”.
Tras la intervención de la ministra Ortiz y su equipo, se concretaron las actuaciones administrativas para que la médica pase a prestar servicios en ese establecimiento, que había tenido que discontinuar el funcionamiento de su terapia por carecer de un profesional para conducirlo.

CAMBIO DE VIDA

Nacida en González Chaves pero criada y crecida en la ciudad serrana, la profesional regresó a Tandil con el entusiasmo “de entregarle a su comunidad, junto a un gran equipo de trabajo, un poquito de lo que sé para que esta terapia intensiva esté a la altura de las mejores”.
“Es un cambio fuerte pero lo vivo bien, con enormes expectativas, acompañada por mi esposo Alejandro y nuestros dos hijos, Felipe de 3 años y Julieta, que tiene solo 7 meses”, relató Moreno, quien en los días previos a la reapertura hizo malabares para organizar su nuevo hogar, acompañar al más grande en la adaptación al jardín de infantes y coordinar las primeras reuniones de trabajo para poner en marcha el servicio.
“Alquilamos una casa a cuatro cuadras del hospital para estar muy cerca del trabajo y además la municipalidad ya nos aseguró un empleo para mi marido en seguridad e higiene, que es su especialidad”, aseguró Lorena.
Entre sus responsabilidades como coordinadora de la terapia pediátrica figuran las tareas propias de su especialidad, pero también el manejo del equipo de salud, la administración de los recursos y la contención de los papás de los niños internados.
Moreno estimó que la tasa de ocupación de las cuatro camas de la terapia intensiva del hospital tandilense será variable y dependerá de enfermedades estacionales y de la intensidad de la actividad turística y deportiva de la ciudad.

REUNION POR ACTUALIDAD SANITARIA MARPLATENSE

Tras dejar habilitada la terapia intensiva pediátrica, Chapman y Busso se reunieron con los directores de los hospitales Alende y Materno Infantil de Mar del Plata, Gustavo Galban y Hugo Casarsa, respectivamente, con quienes analizaron la evolución de los indicadores de producción de ambos nosocomios.

Del encuentro participó también la directora asociada de la región sanitaria VIII, Graciela Rodríguez.   

Publicar un comentario