AVISO (900x113)

En pleno temporal, ayer por la mañana, un dramático hecho de sangre se apoderó de la vivienda ubicada en Basílico 1450, donde se desencadenó un matricidio. Allí, en el corazón de Villa Aguirre, en una dependencia secundaria del hogar, Juan Facundo Fernández, de 31 años, le puso fin a la vida de su madre, Silvia Alejandra Ordóñez, de 54. El hombre, que padece una enfermedad psiquiátrica, quedó internado transitoriamente en el Centro de Salud Mental y se aguarda que especialistas determinen si está en condiciones de declarar.
La causa caratulada “Homicidio agravado por el vínculo” la instruye el fiscal Gustavo Morey, quien participó de las diligencias en el lugar del hecho. El aprehendido fue sorprendido por la policía en la escena, minutos después del crimen. Según la investigación, llamó a un amigo y le confesó: “Maté a mi mamá”. Ante esa tremenda declaración, a las 11.35, el testigo se comunicó al 101 de emergencias y dio aviso de lo sucedido.

El hallazgo del cuerpo

Cuando los efectivos de la Seccional Cuarta y de la Policía Local arribaron a la vivienda de Basílico 1450, el amigo de Juan Facundo Fernández ya estaba en el lugar y les entregó las llaves del domicilio. Había mantenido un breve contacto con el homicida y lo había encerrado en el interior del domicilio por temor a que pudiera atacarlo.
Entonces, la policía abrió la puerta principal, encontró a Fernández y lo puso a resguardo, además de evitar cualquier reacción con la que pudiera agredir a otras personas. Sin embargo, trascendió que estaba tranquilo y que no opuso mayor resistencia.
De inmediato, una comisión policial recorrió los ambientes de la casa, atravesó un galpón y dio con una tercera dependencia, donde encontró el cadáver de Silvia Ordóñez. La mujer yacía sobre el piso, de costado y estaba tapada con una manta.
Tras preservar la escena del asesinato, el comisario de la Seccional Cuarta Darío Fresco y el jefe distrital Rubén Frassi convocaron al fiscal Morey, quien coordinó la investigación desde el principio. En tanto, cerca de las 13, los peritos de la Policía Científica comenzaron a levantar rastros y secuestraron gran cantidad de elementos importantes para la causa.
Por la tarde, se informó que la operación de autopsia estableció que la muerte se produjo por un paro cardiorrespiratorio por asfixia mecánica, a raíz de un estrangulamiento a lazo. Además, el cuerpo presentaba algunos traumatismos por golpes.
Además, se confirmó que Fernández utilizó un rollo de alambre -que podría haber tomado del mismo galpón- para terminar con la vida de su madre. Es que en ese espacio de la casa funcionaba un taller, en una construcción de material y techada, donde había distintos tipos de herramientas. Incluso, trascendió que el imputado era artesano y vendía su producción de collares y pulseras por las calles de la ciudad.

El móvil
Según los primeros datos que manejaban los investigadores, Juan Facundo Fernández había viajado de mochilero a Bolivia y regresó a Tandil hace quince días. Desde entonces frecuentaba y pernoctaba en la vivienda de su madre, quien era actriz y ahora tenía un estudio donde se tomaban fotos de estilo antiguo.
El hijo de la víctima había sido paciente del área de Salud Mental del Hospital Santamarina y su última internación se había registrado en 2014. De acuerdo al relato de testigos, le reprochaba a su madre por la última vez que había avalado la decisión de alojarlo en el centro psiquiátrico. En tanto, se desconoce aún si estaba medicado o bajo tratamiento con indicaciones de algún especialista.
Por otro lado, trascendió que en el Juzgado de Familia obran dos expedientes para declarar insano a Fernández, aunque no contaban con una resolución. En ese sentido, el fiscal procurará conocer las razones por las cuales no se avanzó con las causas o si no hubo elementos para probar la demencia.
Sumado a esto, desde la Seccional Cuarta descartaron cualquier denuncia previa por violencia y tampoco recibieron señales de vecinos que hubiesen detectado alguna situación particular en la casa de Silvia Ordóñez.

La situación del aprehendido
En principio, Juan Facundo Fernández se encuentra en el Centro de Salud Mental que depende del Sistema de Salud Pública, con custodia policial y sedado. En la víspera se determinó que no estaba en condiciones para declarar, ya que seguía en estado de shock y no se ubicaba en tiempo y espacio. En tanto, todo indicaría que tampoco podría ser presentado hoy ante el fiscal.
Mientras tanto, se aguardan los peritajes psiquiátricos y las evaluaciones médicas que permitan establecer el estado de salud del acusado, teniendo en cuenta su historia clínica y sus diagnósticos previos.

Conmoción en el barrio
La noticia corrió como reguero de pólvora en el gris mediodía de Villa Aguirre. Los vecinos de la manzana de Basílico al 1400 se acercaron hasta el lugar para conocer más detalles del macabro hecho que comenzaba a circular como noticia en las radios y portales. Entonces, efectivos de la Policía Local custodiaban el acceso por el portón de la vivienda del drama, por donde ingresaban y salían los funcionarios judiciales.
Hasta ese lugar llegó una de las hermanas de Silvia Alejandra Ordóñez, quien realizó las primeras declaraciones ante los investigadores y aportó datos que permitieron comenzar a reconstruir la historia que desencadenó en la tragedia familiar.
En contacto con este Diario, los vecinos no daban crédito a lo que estaba pasando en la cuadra. Cerca de las 13, cuando la intensidad del viento empezaba a crecer, fueron testigos de la llegada de la Policía Científica en procura de rastros y pruebas. Y observaron que hasta después de las 15, los jefes policiales de Tandil y la jurisdicción permanecieron en la casa, en procura de culminar las actuaciones por el homicidio.

eleco.com.ar

Publicar un comentario