AVISO (900x113)

04-06-2017 Tras recorrer 9.000 kilómetros se ilusiona con viajar con el legado concientizador que dejó su hija Laura Herrera.

A bordo de su moto Corven el “negro” – como le dicen – arribó a la ciudad de la que partió el 15 de marzo para llevar el mensaje de la importancia de donar médula ósea hacia el sur del país.
Néstor Herrera fue recibido en la mañana de este domingo en la explanada del Palacio Municipal por la directora de patrimonio, Karina Uribe, la directora de museos, Luciana Balbín, y la directora del hospital municipal, Elvira Villafañe.
Al dialogar con División Prensa anticipó que este periplo es sólo una “partecita” de esta lucha que existe para explicar y generar conciencia sobre una tarea que es fácil y que permite salvar vidas de miles de personas que están esperando su “Alma Gemela”.
Desde su partida transitó 4200 kilómetros para llegar a Ushuaia y otros 4200 de regreso. A eso se le sumaron recorridos internos por pueblos por lo que estima que anduvo unos 9000. “Dio sus frutos”, dice mientras enumera ciudades como Bahía Blanca, Cipoletti, Comodoro Rivadavia o Caleta Olivia en donde distintas ONG ya comenzaron a acercar el legado de Laura a sus vecinos.
“La gente me escuchó y se da cuenta que es muy fácil”, indica acerca de la simple donación de plaquetas que luego serán analizadas e incluidas en un padrón nacional para quedar inscripto como donante a futuro.

Ahora descansará pero en su cabeza ya hay expectativa de subirse de nuevo a su rodado y emprender un viaje similar hacia el norte. Asegura que en marzo de 2018 le gustaría estar saliendo hacia Jujuy para seguir transmitiendo los conocimientos adquiridos por la enfermedad que debió enfrentar su hija.

Publicar un comentario