AVISO (900x113)

08-08-2017 El área de seguridad de Madariaga solicita a los vecinos extremar las medidas preventivas y recuerda no facilitar datos personales vía telefónica.

Las autoridades locales detectaron la recepción de llamadas en el ámbito de la ciudad en donde se implementan distintas modalidades del “cuento del tío” para obtener bienes, información o dinero del receptor de la llamada.
Ante esto se solicita extremar las precauciones ante la recepción de una llamada, realizar varias preguntas que sólo pueda responder el interlocutor – se recuerda que siempre se hace pasar por un allegado – y, ante la menor sospecha, cortar el llamado y dar conocimiento a la comisaría local al 42-5313.
Desde el área de seguridad especificaron que se utilizan como artilugios la posibilidad de una corrida bancaria y, al hacerse pasar por conocidos, se ofrecen a realizar los trámites de retiro de dinero desde el home banking sin necesidad que la víctima deba movilizarse de su casa.
También realizan consultas sobre bienes materiales, movimientos laborales y personas que habitan el domicilio o se ofrecen como visitadores de la ANSES para llevar soluciones o beneficios a domicilio.
Ante la incertidumbre sobre qué se puede hacer para evitar estos engaños se recomienda hablar con los adultos mayores y explicar las consideraciones que deben tener en cuenta para disminuir las probabilidades de convertirse en una víctima más

Consejos
1- Evitar dar información sobre los montos de dinero disponibles y proveer los nombres de los familiares al momento de recibir un llamado telefónico. Es preferible esperar a que la persona que está del otro lado del teléfono se identifique antes de continuar la conversación.
2- Hablar en forma permanente con nuestros adultos mayores más cercanos para asegurarles que ningún integrante del círculo familiar o empleado bancario lo llamará por teléfono para cambiar los billetes que tenga en su poder.
3- Garantizar que ningún familiar enviará a otra persona a buscar el dinero que tenga en la casa.

4- Intentar no tener el dinero en la casa, a la mano, para evitar sentirse tentados a entregárselo a un desconocido, inducidos por falsos motivos.

Publicar un comentario