AVISO (900x113)

26-09-17 El titular del sindicato de la construcción en La Plata dejó el edificio del gremio al enterarse que se acercaban fuerzas federales. Primero salió al balcón por enésima vez y anticipó que si había incidentes eran responsables la Nación y la Provincia. Minutos después mandó a desconcentrar, sus seguidores se retiraron, y luego partió él, con rumbo desconocido. El juez federal Luis Armella mandó a detenerlo y ordenó allanamientos. Intensa actividad de efectivos federales en distintos establecimientos de la capital provincial

Cientos de personas montaron guardia en las puertas e inmediaciones de la sede de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) en La Plata, en la que se encuentrabaa "atrincherado" su titular, Juan Pablo Medina, acusado de extorsión por la Justicia.
Cortando las calles, quemando cubiertas y haciendo sonar estruendosos petardos, además de la presencia de bombas molotov, trabajadores del gremio custodiaron durante todo el día a su líder, ante los rumores de que en cualquier momento arribarían efectivos de fuerzas federales para hacer efectiva la orden de aprehensión que pesa sobre él.
El "Pata" acusó de la imputación al presidente de la Nación, al asegurar que tiene conocimiento de que "hace dos meses aproximadamente, el presidente Mauricio Macri reunió a todo su gabinete y le dio orden de que me tenían que armar causa para meterme preso”.
El sindicalista añadió que “el ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, el señor (Marcelo) Villegas, estuvo con un colega de otro gremio compartiendo un asado y le dijo que el presidente les había dado esa orden”.
El titular del gremio de la construcción a nivel regional dijo a los periodistas que sus abogados no pudieron acceder al expediente de la causa en su contra: “Fueron cinco veces y negaron mostrar el expediente. Lo único que pudieron rescatar fue el número del expediente, que además dice ‘NN a determinar’. ¿Qué quiere decir eso? Eso lo escuchaba en el tiempo de la dictadura, no en tiempo de democracia. Acá hay una bajada de línea netamente política para ensuciar al movimiento obrero”, añadió.
Medina contó que "el año pasado me reuní con la gobernadora y me puse a su disposición. Lo único que le dije era que me preocupaba la falta de trabajo y que no paralizara las obras hidráulicas porque después les iba a costar. Era una obra que tenía un costo de 2.000 millones de pesos para terminarla en la ciudad de La Plata y la pararon por 6 meses. Los empresarios fueron a renegociar el contrato con el Gobierno provincial y cerraron por 8.000 millones de pesos. Quiero saber por qué llegaron a esa cifra”.
En su última aparición en el balcón pidió calma y dijo que no quería “cosas raras que lleven a la violencia”. Quines montaban guardia en las puertas de la sede de la UOCRA seccional aguantaban estoicos un intenso chaparrón. Minutos después desde el mismo balcón bajó la orden de desconcentrar, y los manifestantes que el sindicalista dijo que se acercaron de manera “expontánea" dejaron la calle 44 entre 4 y 5. Detrás de ellos quedaron los vestigios de un día intenso de quema de cubiertas y fuego alimentado constantemente para que la lluvia no lo apagara.
A pocas cuadras del lugar se vio transitar a varios vehículos de la policía Federal. Medina abandonó la sede del gremio acompañado de su abogado, y minutos después se supo que la policía lo buscaba para su detención, ordenada por el juez federal de Quilmes Luis Armella. Más de 30 allanemientos pidió el magistrado en distintos edificios de La Plata, vinculados al sindicato y a Medina.
latecla.info

Publicar un comentario