AVISO (900x113)

31-10-17 Ingresó en 1995 y desde entonces siempre ocupó puestos en el área de mantenimiento. Hoy se retira siendo secretario, mayor cargo y compromiso al que se puede aspirar dentro del Ejecutivo.

Luego de 22 años de trabajar para el municipio de nuestra ciudad, Adolfo Islas, conocido popularmente como “Piticho” se jubila.
Hoy se retira con infinidad de anécdotas y recuerdos de satisfacciones y grandes desafíos que le tocó afrontar desde sus inicios, cuando llegó de Rio Gallegos y dejó su curriculum vitae en el municipio y al tiempo fue convocado para ocupar un puesto que había quedado vacante; sub jefe de área.
Desde ese entonces, año 1995 siempre estuvo abocado a los servicios de mantenimiento y al corralón. “Por ese entonces nada era como ahora, ni la ciudad que ha crecido mucho, ni las herramientas con las que contábamos, pero siempre trabajé para solucionar los problemas del vecino” expresó al ser entrevistado por División Prensa.
Asimismo remarcó que nada hubiera sido posible de concretar sin el trabajo y compromiso de los empleados que “son fundamentales para llevar a cabo la tarea diaria”.
Pasó por 5 gestiones distintas y agradece a cada uno de los intendentes por el apoyo que le brindaron en su momento y actualmente al intendente Santoro que confió en su trayectoria y lo volvió a convocar, decisión que le permitirá jubilarse con el cargo de secretario.
“Empecé como sub jefe, luego fui jefe de departamento, después director y desde hace 4 años, secretario de Servicios Generales y Mantenimiento” recordó y agregó que “nos ha tocado desde asfaltar la Av. Buenos Aires, hasta llevar agua a donde parecía imposible o colocar luminarias en muchos barrios”.
“El año pasado tiramos cerca de 150 equipos de polvo de piedra pero a veces el tiempo te acompaña y a veces no; este invierno ha sido complicado” enfatizó.
Más tarde volvió a resaltar la importancia de trabajar en equipo y afirmó que siempre logró los objetivos con la ayuda y el compromiso del empleado municipal “son ellos los que hacen, uno viene da ideas y facilita el trabajo con herramientas, pero ellos son fundamentales”.
En cuanto a los desafíos que le ha tocado afrontar en sus 22 años de labor, enunció que son tantos que no podría describirlos, pero hizo referencia a uno de los últimos y nombró el adoquinado que se construye en el paso de Dr. Carlos Madariaga entre Alem y Rivadavia; “es la primera vez que hacemos ese tipo de trabajo y realmente está quedando perfecto”.
Por último y ya emocionado de recordar y hablar de su carrera afirmó: “ahora tiene que venir gente joven y hay que dejarle el lugar a ellos”.

Publicar un comentario