AVISO (900x113)

26-10-17 El Fútbol para Todos se terminó, más allá de las promesas que sostenían lo contrario. Y ahora, después de las elecciones, además del abono del cable habrá que pagar aparte para ver los partidos de la Superliga, en principio unos 300 pesos promedio, de acuerdo a lo que ya promocionan y ofrecen los cableoperadores.
En consecuencia, para observar por TV los partidos del fútbol argentino en directo habrá que pagar por lo menos 1300 pesos.
Una de las argumentaciones más trilladas para sostener este cambio de paradigma, este “pagar para ver”-del que para nada son responsables los adjudicatarios, que se manejan con valores “de mercado” y recibieron el negocio-, es que esto es así “en todo el mundo”.
Más allá de que esta generalización no es real, sí se pueden trazar comparaciones con algunos países centrales futboleros. Y la conclusión es que el panorama es bien diferente.
Ni en Italia, ni en España, ni en Inglaterra, el fútbol es “gratuíto” o “abierto”, pero por cierto es infinitamente más accesible que hoy y mañana en Argentina.
En Inglaterra los derechos del fútbol los tienen repartidos entre dos empresas: British Telecom y Sky, de Murdoch. Por Sky el fútbol vale 110 libras; por BT, unas 80 libras, pero los británicos ganan, mínimo/promedio, 3000 libras por mes, de acuerdo a un relevamiento del reconocido periodista Sergio Levinsky, con experiencia como corresponsal corresponsal argentino de diversos medios internacionales.
En España existe la posibilidad de pagar por partido y los valores pueden llegar a ser de 2 euros por cada uno. Y más allá de que allí hay una gran tradición cultural de ver el fútbol en los bares, la vida es mucho más barata que en Inglaterra, y, hoy, también más barata que en Argentina. Tanto que el café o la gaseosa en ese bar puede salir los 2 euros que se paga por partido. O la gaseosa grande 1,35 euros en el supermercado, también menos que aquí. No todos los partidos valen eso pero, además, hay un abono básico para ver la Liga por una de las empresas que cuesta 25 euros. Son tres las licenciatarias que se reparten los derechos del fútbol,-Movistar, Vodafone, Orange-, y las tres asocian los megas de internet al fútbol, por lo cual se puede llegar a pagar unos 70 euros para el servicio completo con fútbol, internet y cable incluido.

En Italia, en tanto, de acuerdo al cableoperador y a la región, con un paquete de 29,90 euros se pueden llegar a ver los partidos de la Serie A, de la Serie B, de la Copa Italia y de la Champions League. Incluso con un abono básico menor el aficionado se puede asegurar el fútbol de primera local, la Serie A, sin la Champions. Es decir que el concepto “Premium” es el contrario al que se va a utilizar en pocas horas en Argentina. Aquí será “Premium”, es decir los 300 pesos extra, agregados a los 1000 promedio del cable, para ver fútbol argentino, y la Champions queda en el abono básico; en Italia es al revés. Con un agregado: en Italia van por la RAI, abiertos, sin pagar nada, los partidos de Copa Italia y todos los de la selección, incluso los amistosos, cosa que no pasa aquí. Y un programa, “La Giostra del gol”, que pasa todos los goles en simultáneo en vivo.
El sueldo mínimo/promedio de los italianos es de 1300/1500 euros; de luz se pagan cada dos meses 50 euros, de agua 15/20 euros también bimestral.
En esta cuestión, entonces, lo que vale tomar en cuenta son las proporciones, con tarifas de servicios, impuestos y salarios. En otros lugares del mundo “se paga” el fútbol pero, por aquí y por allá, hay que preguntarse si se puede pagar y cuánto, en proporción a lo que se gana y a otros gastos más prioritarios.
También, además, hay que ir a los números del presupuesto nacional. Se gasta hoy mucho más en publicidad oficial que todo lo que de esas partidas se utilizaba para el Fútbol para Todos. Ese dinero no fue a hospitales, escuelas ni ayuda social, tal como se pregonaba como un lugar común hasta que el FPT llegó a su fin.
Datos concretos y precisos: Para “prensa y difusión de gastos de gobierno” de utilizarán en este 2017 4130 millones de pesos. El monto destinado a eso en 2016 era de 1881 pesos (fuente La Nación).
También La Nación publicó el pasado 28 de marzo “el dinero que el Estado se ahorra de gastar” por haber rescindido el contrato con la AFA que garantizaba la gratuidad de la televisación de los partidos, “puede estimarse en $ 2325,4 millones”. Es decir, “se ahorraron” 2325,4 millones, pero ahora se gastan 4135 millones.
Lo paradójico, además, es que parte de esa publicidad,- de esos 4135 millones-, pagada con nuestros impuestos, aparece en…el fútbol que transmiten los privados, también pagado por nosotros.

lacapitalmdp.com

Publicar un comentario