AVISO (900x113)

31-10-17 Según el censo 2010, el último disponible, viven en Argentina 11.536.601 jóvenes entre 18 y 35 años. Un poco más del 28% de la población total del país. La juventud es una edad que presenta muchos interrogantes, es un punto medio en el cual aún hay cosas nos resueltas, en donde el futuro puede ser una ilusión alcanzable, o un interrogante incómodo.
A pesar de la gran cantidad de personas entre 18 y 35, el Estado argentino históricamente no ha generado políticas que puedan simplificar la solución de los desafíos que enfrentan quienes recién se asoman a una carrera universitaria, quienes comienzan a desarrollar un oficio, quienes inician una familia. Todos hemos vivido en esa edad la incertidumbre frente a lo nuevo: “¿Cómo me piden experiencia para trabajar si no me dan trabajo?”, “¿Cómo podré desarrollarme si no tengo acceso a cuestiones básicas como la vivienda, el crédito, el ahorro?”
En esta Argentina que ya empezó algunas cosas están empezando a cambiar. El gobierno nacional lanzó el programa de créditos “Procrear Joven”, que beneficia a este sector de la población, tengan ingresos por trabajo en relación de dependencia, sean monotributistas o no registren un empleo, pero puedan generarse ahorro y capacidad de pago.
Una buena noticia para un sector de la población que nunca tuvo acceso a la vivienda. El crédito en Argentina, siempre escaso, era inalcanzable para un joven con ingresos, e imposible para quienes no podían demostrar ingresos. Pero ahora es diferente: esta nueva línea prevé préstamos para vivienda, con subsidios del Estado, que permiten complementar ahorros de un año. Este subsidio de 240.000 pesos no es reembolsable al Estado y debe utilizarse para la compra de la vivienda.
En números concretos, el plan contempla otorgar 40.000 créditos para beneficiarios que deberán ahorrar durante 12 meses en un Plazo Fijo UVA. Ese ahorro debe alcanzar, al menos el 5% del valor de una propiedad nueva o usada, de un máximo de hasta 1.200.000 pesos.
La medida es sin duda atractiva y dinamizará aún más el acceso al crédito para viviendas, que creció en los últimos 12 meses a partir de una política sostenida y confiable. Un dato no menor, en un país cuyo déficit habitacional todavía supera los 3 millones y medio de viviendas.
Por eso, si tenés entre 18 y 35 años podés inscribirte hasta el 15 de noviembre: buscá información en internet, allí está todo, y el trámite de inscripción también es totalmente online. Ni siquiera tenés que ir al banco. Dejá que el Estado te ayude a resolver alguno de esos interrogantes que todos tuvimos mientras este país era otro, y nadie se ocupó de nosotros.

Publicar un comentario