AVISO (900x113)

12-11-17 Los más chiquitos se animaron a amasar y, con la ayuda de los mayores, pudieron degustarlas tras ser cocinadas.

Esta vez los más chicos amasaron las tortas fritas que luego iban a comer para celebrar el día de la tradición. Para lograr la atención de todos, las maestras debieron explicarles que esta vez la cuestión iba enserio y que lo que tenían entre sus manos iba a ser cocinado y luego saboreado al final del trabajo.
Muñidos con gorros especiales –como para respetar una regla básica de salubridad que debe cumplir un buen cocinero- los nenes de la Casita de Chocolate, dependiente de Desarrollo Social, se pusieron manos a la obra mientras seguían al pie de la letra cada una de las explicaciones de porqué estaban cocinando.
También fueron aprendiendo el nombre de los ingredientes y reconociendo texturas, formas, colores y sabores.
Cada niño se llevó a su casa la producción realizada para disfrutar en familia.

Publicar un comentario