AVISO (900x113)

06-12-17 En forma imprevista dejó de existir en la madrugada de ayer la estimada vecina Stella Maris Guido de Pereyra, cuando contaba 64 años de edad.
Esta noticia nos causó sorpresa y una profunda tristeza, porque se trataba de una persona dedicada enteramente al trabajo, que se desempeñó por largos años en distintas oficina de la Terminal de Omnibus, donde por su  trato amable se ganó muchas amistades que hoy lamentan este lamentado suceso.

Sus restos fueron sepultados en el cementerio local acompañados por un nutrido cortejo.

Publicar un comentario