AVISO (900x113)

28-01-18 Entre piruetas e interacción cautivó a más de un centenar de niños que se congregaron en el inicio de la noche.

(© División Prensa 2018) - Por segundo año consecutivo el Payaso Alambre eligió el Paseo del Bicentenario para ponerle adrenalina a una de sus presentaciones en donde arriesgó, una vez más, su vida ante el deleite de grandes y chicos.
Con muchas pruebas y proezas que fueron de menor a mayor logró que los chicos lo fueran guiando durante todo el show que duró casi una hora y en donde no faltó el fuego, la minibicicleta y las piruetas.
Entre bromas buscó dejar distintos mensajes a los más pequeños que fueron acmpañados por sus familias como por ejemplo no jugar con fuego, el respeto o el valor por las pequeñas cosas que nos da la vida.

Publicar un comentario