AVISO (900x113)

28-01-18 El Ministerio de Agroindustria, a través de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario, realizó una inspección conjunta en una firma clandestina reincidente de la zona oeste del conurbano bonaerense, que derivó en clausura por diversos incumplimientos comerciales.
El operativo de fiscalización tuvo como epicentro un importante molino harinero de la localidad de Cuartel V, partido de Moreno, y contó con la colaboración de la Oficina de Alimentos de la provincia de Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Salud bonaerense. Allí se constató que la planta operaba sin matrícula del Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA), sin documentación comercial de amparo del trigo, y con Registro Nacional de Producto Alimenticio (R.N.P.A.) de las harinas comercializadas, vencidos.
Desde el mes de noviembre del año 2016 pesaba sobre el molino una importante interdicción de mercadería motivada por la clausura del establecimiento; se lo había intimado a regularizar su situación matricular y a que amparara con la documentación comercial correspondiente, las operaciones de compra de trigo y las de venta de harina. Producto de tareas de inteligencia realizadas por el personal de Fiscalización de la SUCCA se detectó que el molino hizo caso omiso a las medidas tomadas en 2016 y siguió operando.
En esta ocasión, las tareas de fiscalización derivaron en la detección de que el operador había incurrido en el delito de depositario infiel por haber dispuesto de parte de la mercadería puesta bajo interdicción en 2016 y por haber violado los precintos colocados en aquella inspección. Asimismo, se interceptó un camión de harina que tenía como destino Santiago del Estero y otro que traía trigo sin la Carta de Porte que acreditara el origen.
Además, se lo halló operando en condiciones sanitarias deplorables. Por lo que se clausuró el establecimiento y se puso bajo interdicción más de 1.000 toneladas de trigo y 2500 bolsas de harina.

El trabajo articulado entre Nación y Provincia no solo propende a poner reglas de juego más claras para la interacción del sector agroindustrial, sino que además resguarda a los consumidores de alimentos elaborados en pésimas condiciones sanitarias.

Publicar un comentario