AVISO (900x113)

14-05-18 El crimen fue perpetrado en Ostende en octubre de 2015. El cuerpo del pequeño, de un año y nueve meses de edad, fue arrojado en un descampado cercano a la vivienda donde habría ocurrido el hecho. El fallo fue dictado por unanimidad por los jueces que integraron el Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental para el caso.
En un fallo dictado este viernes por los Jueces Dres. Analía Graciela Avalos, Antonio Severino y Marcos Julián Milano, que integraron el Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental para este caso, se condenó a “prisión perpetua” a una joven juzgada por haber matado a su hijo de corta edad, hecho ocurrido en la localidad de Ostende en octubre de 2015.
La Dra. Avalos -a cargo del primer voto- consideró haber arribado a la convicción, que entre el mediodía del 17 de octubre del 2015 y la medianoche del día siguiente, en la localidad de Ostende una joven mujer dio muerte a su pequeño de un año y nueve meses de edad mediante un golpe en la cabeza que le ocasionó fractura de cráneo. Que posteriormente, en la mañana del día 19, había arrojado el cuerpo en un predio cercano a la vivienda que habitaban.
Precisamente en ese lugar, empleados de una distribuidora de diarios observaron en un terreno con mucha vegetación la presencia anormal de caranchos, y al acercarse encontraron el cadáver desgarrado de la pequeña víctima, quizás por la acción de aves carroñeras o alimañas, dándose intervención a la policía a través de un llamado al servicio de emergencias 911.
Tras las primeras averiguaciones buscando determinar algún domicilio próximo que pudiera guardar relación con el caso, ya sea por problemas de familia o violencia de género respecto de niños de esa edad, se ubicó a la madre de la víctima y se la trasladó a la Seccional Policial, señalando en primer lugar, como autor del hecho, a una persona con quién habría mantenido una relación sentimental, dato que posteriormente se comprobó que resultaba falso.
La autopsia determinó que la causal de la muerte había sido por traumatismo cráneo encefálico, con fractura de base de cráneo y un mecanismo asfíctico.
La Dra. Avalos luego de analizar diversos testimonios e informes periciales, atribuyó la autoría del hecho a la madre de la víctima, considerando que ésta había sido la última persona que estuvo a solas con el niño. También valorando el testimonio de una familiar de aquella, que refirió que la joven y su pequeño hijo vivían en esa vivienda, que ella le había  preguntado dónde estaba el niño, manifestando la imputada que lo había llevado el padre, siendo que nunca había mencionado quién era. Que al preguntarle si lo había llamado por teléfono para saber cómo estaba el nene le había contestado que sí, que estaba bien, pero a lo largo del debate se verificó que el presunto padre no pudo ser identificado y que la imputada no pudo señalar ni el teléfono ni el domicilio del mismo.
También valoró la Juez las particularidades que revestía el vínculo de la imputada con su hijo, ya que del testimonio de una vecina surgía un trato agresivo y descuidado hacia él, a tal punto que la testigo dijo haber visto cuando le pegaba, haberlo encontrado solo en la casa, y conocer después que la imputada se había ido a bailar, testimonio éste que fue corroborado por otra persona.
Otro testigo manifestó haber observado –unos dos meses antes del crimen- que el niño tenía golpes en el rostro, en la boca, ojos y en la cabeza, indicando que la madre decía que era porque se caía de la cama. Al respecto la Dra. Avalos precisó, que la perito autopsiante había indicado en su informe, que el cadáver presentaba hematomas en distintas zonas de la superficie corporal con distinto tiempo de evolución.
Indicó también la Juez, que considerando el acotado contexto en que se desarrollaba la vida del niño, de ningún modo podía ser ajena a su desgraciado final quien dormía con él, quien al menos en una oportunidad lo había dejado solo y librado a su suerte para ir a bailar.
Finalmente los miembros del Tribunal por unanimidad resolvieron condenar a Claudia Alejandra Ayala, de 24 años de edad, oriunda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y con último domicilio en Ostende (Pdo. de Pinamar), como autora del delito de “Homicidio agravado por el vínculo”, imponiéndole la pena de Prisión Perpetua, de acuerdo con lo solicitado por la Fiscalía a cargo del Dr. Gustavo García.


compromisodiario.com.ar

Publicar un comentario