AVISO (900x113)

26-06-18 Se define como aquellas acciones que de manera deliberada realiza un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual. En esta nota; recomendaciones y consejos para evitar la problemática.

La llegada de Internet abrió las puertas a la comunicación instantánea, a la creación de redes sociales, foros, lugares de intercambio en la Red, etcétera, y si bien siempre se pone el acento en las facilidades que han traído las tres W, también hay que tener en cuenta las consecuencias negativas como el grooming.
Pero, ¿qué es el gromming? El término hace referencia a un nuevo tipo de problema relativo a la seguridad de los menores en Internet, consistente en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual.
Se trata de un problema cada vez más común y que ya ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones. Las principales dificultades para atajarlo y terminar con él son el anonimato de los delincuentes, la inocencia de los menores y la fácil accesibilidad de Internet.
Y es que, a diferencia del ciberacoso, en el "grooming" el acosador es un adulto y existe una intención sexual.
En realidad, y tal como lo explican los especialistas en el tema, no se trata de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso de menores que se han readaptado a los nuevos tiempos y al anonimato de la Red. De hecho, indican que "a pesar de que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en delitos tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores".
En argentina, durante el 2017 se registraron, en promedio, 14 denuncias por día con pedófilos que aprovechan las plataformas digitales para tener contacto con menores desde perfiles falsos.
Teniendo en cuenta estos datos, se recomienda, en primera instancia, que en los hogares haya un diálogo constante y fluido sobre el tema.
"Es importante hablar con nuestros hijos y generar un clima de confianza para concientizarlos. Los chicos deberían saber que ante cualquier situación que los incomode deben pedir ayude, hablar, explicar qué les pasa", dicen los expertos.
Asimismo, apuntaron que "es sumamente importante aclararles que en la web hay muchas personas desconocidas que no son amigos, sino perfectos desconocidos, y por eso hay que pensar con mucha responsabilidad antes de dar un click y aceptar una solicitud".

Respecto al uso de redes sociales se aconseja:
-No brindar datos personales en las redes. Nada de teléfonos, direcciones y en lo posible gustos o preferencias.
-Tener las redes sociales en privado. De esta manera podrán elegir aceptar a quienes conozcan y evitar a quienes no.
-No es recomendable tener combinadas todas las redes sociales, de modo que teniendo acceso en una, se puede llegar a todas.
-Cuando se instala una aplicación, muchas piden de forma predeterminada poder tener acceso al micrófono del celular o a la cámara. Esto hay que rechazarlo.
-Muchos menores se sacan fotos en la web y las suben. Hay que concientizarlos sobre el hecho de que una foto, cualquiera, una vez que es subida puede ser manipulada por cualquier persona, con fines muy variados y peligrosos.
-Tapar la cámara web de celulares, tablets y notebook. Hay muchos accesos remotos que pueden violar la privacidad y usar nuestros dispositivos.
-No instalar aplicaciones no verificadas. Se corre el riesgo de que alguien robe información, fotos o videos personales.

-No utilizar el nombre completo como "nick" en una red social o juego de rol, ni usar imágenes reales en su avatar.

Publicar un comentario