AVISO (900x113)

24-07-18 Pese a desmentidas e intentos de desacreditar la información señalando que la difusión de la misma estaba ligada a una “operación política”, fue el propio contador municipal de Chascomús, Gastón Gualazzini, quien oficializó la delicada situación que enfrenta la administración del intendente de Chascomús, Javier Gastón, por las millonarias multas fijadas por el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires.
Como es de dominio público, el organismo de control multó a Javier Gastón, Gastón Gualazzini, el secretario de Hacienda Facundo Alfonsín y la tesorera Mabel Barroso entre otras autoridades, por una suma cercana a los $3.000.000.
La durísima sanción tiene que ver con la Rendición de Cuentas del ejercicio 2016, que fuera presentada en marzo del 2017. Ya en agosto de ese año el Tribunal puso en conocimiento al jefe comunal sobre las observaciones y el faltante de papelería justificatoria de importantes gastos realizados. Antes de finales del último año el municipio presentó documentación que fue considerada insatisfactoria por el Tribunal, que notificó el fallo con las multas, observaciones y otras irregularidades, a fines de marzo del corriente año, publicó Dixitp.com.
La gravedad del fallo y el impacto que el mismo tiene provocó que la administración del intendente Gastón –lanzado ya a la búsqueda de su reelección- intentara que el hecho se mantuviera en el anonimato. La primera difusión de la noticia en el orden local encontró silencio de parte de las autoridades; pero cuando trascendieron al ámbito bonaerense no dejó otro camino que hablar de la realidad imperante.
En declaraciones periodísticas, el contador Gualazzini (un joven profesional sin experiencia política, apreciado en la ciudad y para quien ésta es su primera vez en la función pública) señaló que han “apelado al último recurso a mano, que es recurrir el fallo del Tribunal de Cuentas”.
Asimismo, afirmó que “las irregularidades que se detectaron vienen dándose desde el año 2004”, involucrando de esta manera a los exintendentes Liliana Denot (dos mandatos) y Juan Gobbi, ambos radicales. Sin embargo, no se recuerdan fallos de esta naturaleza, ni multas de tan elevados montos, en proporción a los presupuestos ejecutados.
La preocupación es creciente en el entorno del intendente Gastón y en el sector político al que pertenece, por ser la supuesta prolijidad administrativa y el celo profesional a la hora de manejar los recursos públicos, una de las banderas enarboladas por el vecinalismo chascomunense en la campaña electoral que lo depositó en la Intendencia.
Ahora, esa “carta de presentación” parece quedar en duda, si como imaginan algunos, las millonarias multas quedan firmes, y tres millones de pesos deben ser reingresados a las arcas municipales.

infozona.com.ar

Publicar un comentario