AVISO (900x113)

5-10-18 En mayo pasado había sido dictada una resolución en igual sentido, pero fue revocada por la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, por haber intervenido un solo Juez y no la totalidad del Tribunal donde están radicadas las actuaciones.

En un segundo fallo dictado en el marco de un recurso de amparo presentado por el Dr. Hugo Mauricio Trigo por la contaminación ambiental que producen los basurales a cielo abierto existentes en Dolores, la justicia departamental dispuso una serie de medidas que deberán cumplir la Municipalidad de Dolores y el Estado provincial para el saneamiento ambiental de los mismos.
En mayo pasado el Juez del Tribunal de Trabajo nº 2 Dr. Xabier Uriaguereca había hecho lugar al amparo y había dispuesto medidas, pero recurrida su resolución ante la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata la misma fue anulada, en razón de haber intervenido un solo Juez y no la totalidad del Tribunal donde las actuaciones están radicadas.
El pasado jueves 27 de septiembre ese mismo Tribunal, integrado por las Dras. Carolina Sosa, Mariana Landi y el Dr. Manuel Hernández (en lugar de Uriaguereca, por haber éste emitido opinión anteriormente), luego de analizar la Constitución provincial, competencias del Estado, de los municipios, y jurisprudencia, dictó un nuevo fallo, en el que se indica, que ante la conducta denunciada y las posibles consecuencias lesivas al ecosistema el recurso de amparo era la vía procesal para accionar ante el peligro inminente de producirse un daño grave al medio ambiente.
Se precisó, que en el expediente obra un Informe de la Dirección de Prevención Ecológica y Sustancias Peligrosas de la Policía provincial referente a una inspección ocular realizada en marzo de este año en nuestra ciudad, donde consta la existencia de una gran acumulación de basura domiciliaria en el “Basurero Municipal”, en calles Hernández Y Favaloro (descampado, sin perimetrar y sin señalizar); en el exterior del Parque Termal Dolores (calle Bassi), donde había cajones, bidones, canastas plásticas, etc., y un zanjeo paralelo con agua estancada y residuos en su interior; y calle Espora entre Tamagno y Mar del Plata, donde había residuos domiciliarios a cielo abierto, observándose –dice el informe- la presencia de un corral con porcinos (1).
El informe está respaldado con fotografías y se indica, que los “predios relevados se encuentran sin perimetrar y con libre acceso; con un cúmulo de residuos expuestos al ambiente, pudiendo los mismos conformar un ambiente propicio para la gesta de criadero de mosquitos y roedores entre otros, así como un foco de posibles infecciones e incendios”.
Señala también la resolución judicial, que la Municipalidad de Dolores en 2017 había informado que estaba instalando una planta de clasificación de residuos y disposición final, con una cava para el tratamiento de efluentes cloacales en el mismo predio, que se estaba “en etapa de producción los estudios de impacto ambiental” (N.de R: ¿después de construida la planta?). Que consta en el expediente el compromiso asumido ese mismo año por la Municipalidad ante el OPDS “para realizar un cronograma de tareas para el cierre progresivo y saneamiento del basural municipal”.
Finalmente los Jueces con la prueba que surge del expediente, probado el derecho invocado y el peligro en la demora por el riesgo grave e inminente de perjudicar o alterar no sólo el medio ambiente sino también la salud, resolvieron: Disponer que en forma conjunta el Estado Provincial y el Municipio de Dolores realicen el control preventivo, efectivo y permanente de los predios mencionados. Y realicen remoción de los residuos allí acumulados “en un plazo no mayor a los tres meses”, debiendo efectuar informes mensuales sobre dichos trabajos.
Que adopten las medidas necesarias para hacer efectivo el poder de policía, realizando los controles pertinentes para evitar que se arrojen residuos en los predios mencionados. Procedan al cierre perimetral de todos los predios mencionados y “adopten las medidas necesarias para su saneamiento en un plazo de seis meses”, debiéndose instalarse “volquetes para la disposición de residuos en los predios objeto del presente amparo”.
Asimismo intimó a la Municipalidad de Dolores para que en el plazo de tres días, informe si ha recibido el financiamiento del Gobierno de la Provincia para la compra de la maquinaria e implementos necesarios para poner en funcionamiento la Planta de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos, que el Municipio “manifestó haber iniciado”.
(1) En julio de 2015 denunciábamos públicamente que camiones de la Municipalidad arrojaban basura en ese predio. Que puntualmente el 29 de junio lo había hecho el camión municipal nº 67 (patente DNA 405), y que a las 14,35 hs. del día siguiente lo hacía un camión de los contratados por la Municipalidad para la recolección domiciliaria.
Pero no solo esto pudimos comprobar, sino también la existencia de un criadero de cerdos en dicho lugar. Posteriormente un vecino ingresó a dicho predio y tomó fotos, las que publicamos y revelaban que los vehículos municipales estaban arrojando residuos patogénicos en ese lugar (sachets de suero fisiológico, cánulas, baja lenguas, algodón, jeringas, recetarios con membrete del Hospital, etc.).
Resulta por demás llamativo que dos años después la justicia constató la existencia de ese criadero de cerdos, y más aún que la Municipalidad lo haya permitido.

compromisodiario.com.ar

Publicar un comentario