AVISO (900x113)

1-12-18 En un fallo reciente dictado en un juicio oral realizado en el Tribunal en lo Criminal nº 2 Departamental, un dolorense afincando en Mar del Plata fue condenado por abusar sexualmente de su hija, hecho que según la resolución judicial había perpetrado en Dolores cuando junto con su familia visitaba amigos.
El Tribunal estuvo integrado por los Jueces Analía Graciela Avalos, Claudia Castro y Eduardo Campos Campos (de primer voto), considerando éste haber formado convicción que en horas de la madrugada del 29 de julio de 2011, en el interior de la habitación de una vivienda de Dolores donde pernoctó una familia de Mar del Plata, el padre de una menor que integraba la misma abusó sexualmente de ella, quien tenía por entonces 14 años de edad.
Contó la víctima que su padre tenía parientes en Dolores, que cada tanto venían a visitarlos, lo que había ocurrido el día del hecho, precisando que se encontraban en una vivienda de amigos de la familia, ella acostada en una cama, semidormida, cuando su padre aprovechándose de esa circunstancia y de su situación de poder la había tocado en distintas partes del cuerpo mientras trataba de penetrarla, todo contra de su voluntad y bajo la amenaza que si le decía a la adre las iba a matar. Agregó que al otro día no sabía cómo manejarse porque tenía miedo que si contaba lo sucedido no le creyeran, que por eso había hablado por teléfono con una hermana pidiéndole que la ayudara, que se lo dijera a la mamá. Señaló que a la hora del almuerzo ésta le había preguntado qué le pasaba, que ante su insistencia le había contado, increpándolo ella a su papá y negando este que ese hecho hubiera sucedido, decidiendo tras ello la familia regresar a Mar del Plata. Que estando en esta ciudad habían ido con su madre a la Comisaría de la Mujer a efectuar la denuncia, para luego ambas trasladarse a otra ciudad donde tenían familiares y su mamá una vivienda.
Por su parte el procesado al declarar brindó una versión distinta, aseverando que como su mujer estaba acostada en una cama chica y su hija en una grande se había acostado con ella, que nada de lo denunciado había ocurrido. Que luego de almorzar su mujer lo había acusado de violar a la hija, razón por la cual habían decidido regresar a Mar del Plata. Que durante el viaje había procurado que su hija le dijera el porqué de la denuncia, pero que esta no paraba de llorar, que por temor a que se descompusiera había dejado de preguntar. Que ya llegados a Mar del Plata su esposa y la menor habían ido a denunciarlo, razón por la cual se lo había excluido del hogar. Sostuvo finalmente que todo había estado armado por su mujer.
El Juez indicó al respecto, que caída la coartada que esgrimió el imputado con el fin de desbaratar la denuncia que había efectuado su mujer ante el abuso sexual que había perpetrado en perjuicio de su hija, “su defensa material, quedó sin sostén probatorio, frente al relato de la víctima, su madre y la hermana”.
Por todo ello los Jueces del Tribunal por unanimidad resolvieron condenar a Carlos Alberto Márquez, de 59 años de edad, nacido en Dolores y con domicilio en Mar del Plata, como autor penalmente responsable del delito de “Abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización agravado por la calidad de ascendiente del autor”, imponiéndole una pena de “Ocho años de prisión”.

infozona.com.ar

Publicar un comentario