AVISO (900x113)

28-12-18 El intendente se retiró enojado. En la playa quedaron sus funcionarios. Un episodio más de la mala relación con Vidal.

“Yo me voy, ustedes hagan lo que quieran”, le dijo Carlos Arroyo esta mañana a sus funcionarios cuando esperaba en la playa frente al Museo MAR la llegada de la gobernadora María Eugenia Vidal para inaugurar las playas públicas equipadas.
“Se fue enojado”, comentaron los que escucharon la frase. En la playa quedó parte de su gabinete: la presidenta del Emtur, Gabriela Magnoler; el secretario de Educación, Luis Distéfano; el de Obras, Guillermo de Paz, y el de Salud, Gustavo Blanco.
La retirada de Arroyo habría obedecido a que no podía esperar el acto en el sitio que él pretendía. Y se inscribe en medio de la mala relación que el mandatario tiene con Vidal.
A su vez, los referentes del radicalismo también se retiraron del acto cuando fueron notificados de que únicamente en el palco estarían la gobernadora y el diputado nacional Guillermo Montenegro, posible precandidato a intendente por Cambiemos.


lacapitalmdp.com

Publicar un comentario