AVISO (900x113)

La Asociación Semana Santa en Madariaga se notificó en el día de ayer en la ciudad de La Plata, que la Dirección Provincial de Personeria Jurídica (DPPJ), les otorgaba la resolución definitiva poniendo fin a la normalización de la Asociación. "Cuando le conté a Claudio Rivas -primer presidente- estaba más que feliz, me lo resumió así "Trabajas para Dios, y él está con vos". Enterate en esta entrevista con Alejandra Botto, todo lo que tuvieron que pasar.

Luego de cuatro años y de superar obstáculos internos y externos, la Asociación Semana Santa en Madariaga corrió a notificarse el día de ayer a la ciudad de La Plata, que la Dirección Provincial de Personería Jurídica (DPPJ), les otorgaba la resolución definitiva poniendo fin a la normalización de la institución.

En diálogo con Alejandra Botto, presidenta de ASSEM, manifestó a este medio el profundo agradecimiento a todos los que han apoyado y ayudado a que la normalización termine en buen puerto.

“Sería extensa la lista, todavía no me olvido cuando Manuel Cabané vino a verme en el año 2015 porque la institución había caído en crisis, nadie quería agarrar, era una papa caliente, así que lo fuimos a ver a Santiago Escobar a su estudio y ahí empezó todo. Ayer por suerte y después de tantas idas y venidas, y desde aquél 5 de octubre de 2015 en que hicimos la primera Asamblea designando los normalizadores, hoy puedo decir que se ha cerrado una etapa importante para ASSEM”.


Alejandra Botto rememora mes a mes, como si fueran capítulos de un largo libro, los miles de contratiempos y hasta trabas que fueron sorteando en el camino, incluso hasta comprometiéndose en gastos económicos en las peores épocas, con subsidios que representaban el 12% del presupuesto del evento y hasta cuando no recibieron nada. Rifas, empanadas, venta de feria, alquileres de escenario y sillas, hasta que llegó la idea de hacer obras de teatro. Hoy cuentan con más de 100 socios y una cuota social.

“Lo primero fue ganarse la confianza de los socios, que entendieran que no teníamos aspiraciones personales más que cuidar el espectáculo y la institución, después ir gastando gomas del auto para viajar a La Plata, entrevistarse con uno y con otro, Santiago nos iba diciendo paso a paso lo que debíamos ir haciendo y de pronto con Manuel notábamos que debíamos descansar porque nos estaba absorbiendo la vida personal. De pronto venía Semana Santa y teníamos que preparar el espectáculo y a la vez continuar con la normalización, eran 20 años de balances.”

En cuanto a los conflictos internos Alejandra prefiere dejar todo en el pasado, desde embates sin sentido por micrófonos, chicanas políticas y hasta resentimientos. En el final de todo el objetivo de estar juntos como socios en una institución, ha calmado las aguas. Nadie se quedó afuera, todos tienen su oportunidad.

“No quiero acordarme de eso, ya lo hemos superado, somos todos vecinos, por ahí en un principio no lograron entender lo que buscábamos, por momentos sentíamos que todo el mundo opinaba y hablaba mientras que a nosotros nadie nos consultaba, se dijeron muchas cosas, había mucha confusión y especulaciones, se inventaba mucho, no fue grato pero ya está… ya pasó, somos vecinos de Madariaga que queremos lo mejor para ASSEM, por eso preferimos mucho más el trabajo silencioso que agitar problemas donde verdaderamente nunca los hubo. Preferimos quedarnos con el agradecimiento de todos aquellos que valoraron el esfuerzo y la manera que hemos llevado adelante las cosas. Sin intervención, con diálogo, haber conocido en el camino a Santiago Escobar quién nos acompañó siempre y a Claudio Alvarez nuestro contador, dos profesionales que han entendido lo que una institución necesita para sobrevivir: perseverancia.”

elsello.info

Publicar un comentario