AVISO (900x113)



El segundo partido y definitorio entre los clásicos rivales pinamarenses, se jugó nuevamente ante una multitud en el Estadio “Taty” García. Encuentro que arrancó demorado poco más de 15 minutos porque a alguien se le chisporroteó avisarle a la Policía el adelanto del horario y hubo que esperar por más efectivos.
Como en el primer partido, el de vuelta también terminó empatado en un gol. No fue bueno el cotejo, con pocas situaciones claras frente a los arcos.
Planteos diferentes en ambos equipos. San Vicente tratando de copar el medio campo y a partir de ahí hilvanar alguna jugada, las cuales la mayoría terminaban en desbordes por la banda derecha, centro de Matías Ramos buscando alguna cabeza, preferentemente la de Nahuel Martínez.
Deportivo Pinamar agazapado, esperando, saliendo de contra en búsqueda del pelotazo a un muy solitario Damián Milán Coto.
Pero lo mejor de todo el partido estuvo en los cinco minutos finales adicionados por el árbitro Ezequiel Aranda.
Se cumplían 49 minutos, el encuentro empatado en cero y todos los presentes dábamos por descontado la definición por penales. Sin embargo, contragolpe de San Vicente, desborde de Ramos, centro al área chica y Gian Ambrosio, que había ingresado en la etapa complementaria por Imblaip, engancha la pelota algo mordida y la envía al fondo de la red para el delirio de su equipo y público. Nada, prácticamente nada de tiempo le quedaba al Deportivo para intentar una chance de empatarlo.
Pero ante la demora en el festejo del gol, el árbitro otorgó dos minutos más y el Deportivo salió a todo o nada y, en un centro a media altura al área y después de unos rebotes interminables, Francisco Román encontró el espacio para marcar el agónico empate que le daba vida al “Pina” de llegar a la definición por penales.
Cinco o siete minutos inolvidables, que quedarán en la memoria por mucho tiempo, después de 90’ que dejaron poco para el espectáculo.
Caía la tarde y se eligió el arco que da a Camarones Rugby Club, por una cuestión que había sombra sobre ese lado y el sol no molestaba a los arqueros.
Deportivo Pinamar arrancó con la serie de 5 y estuvo más acertado convirtiendo Juan Santana, Francisco Román, Daniel Santana y Francisco Soltero. El único que erró fue Mariano Olivera rematando por encima del travesaño.
Por su parte San Vicente solo convirtieron Jorge Cabrera y Gustavo Ramírez, malograron sus tiros por encima del horizontal, Santiago Falbo y Agustín Migoya.
Final a favor de Deportivo Pinamar en los penales 4-2 y Copa “Juan Ocampo” en mano, además de ser el gran campeón del año y de ganar la clasificación al Regional. Después la institución pinamarense hará los números para saber si está en condiciones económicas de afrontar ese certamen, pero ahora es momento de festejo, de desahogo, de una final que si bien no fue buena en lo futbolístico, fue dramática, vibrante y electrizante.



deportivazonal.blogspot.com

Publicar un comentario