AVISO (900x113)


Mi nombre es Alfredo Fairbairn, y vivo en la ciudad de Tandil, todos los veranos comienzo mis vacaciones viajando en moto desde mi ciudad hasta la costa. Amante del Enduro, me fascina viajar por los caminos rurales, y en particular los pertenecientes al Partido de Gral. Madariaga.
Quizás algún lector nunca lo percato, pero observar los humedales, la flora y la fauna existentes aquí hace que este viaje sea muy especial para mi.
El 28 de Diciembre pasado, viajando por el camino rural entre Maipu y Gral. Madariaga, en dirección a Monsalvo tuve una fuerte caída a raíz del barro existente. Un poco golpeado, fundamentalmente en una mano y con la tracción totalmente trabada de la moto, no pude continuar el viaje.
Nadie pasaba por el camino, y el sol del mediodía apareció impiadoso, siendo acompañado por pájaros y aves de todos los tamaños, sumados a las nutrias y cuises que aparecían para avistar al invasor de su hábitat.
Camine unos 2 kilometros hasta conseguir algo de señal y llamar a mi amigo ADOLFO PALOMEQUE, en Madariaga , quien se contacto con la gente de Defensa Civil de la ciudad.  Fui advertido que la ruta estaba cortada -por su estado- y genero un pedido de rescate de mi humanidad un poco golpeada.
Horas después, apareció una camioneta con dos funcionarios de la comuna a puro derrape en el barro. Se trataban de Roberto y Bruno, que a esta altura se convirtieron en mis  ”angeles salvadores”, y me rescataron del barrial que había generado el infortunio.
Mis salvadores me advierten que el Intendente no dudo en autorizar el “rescate” del motorista, pese a que vale decirlo no dejaron de lidiar con la Ranger, con varios arreglos de taller encima, y que a mi juicio  merecería su descanso definitivo para dar lugar a una unidad acorde a las emergencias de Defensa Civil (lo digo porque “tiro todo el aceite”) y casi debemos pedir un 2do. Rescate.  Una sugerencia para que la Provincia apoye dando un vehículo nuevo.
Horas después del siniestro, y gracias al liderazgo y solidaridad del Intendente Esteban Santoro,  la eficiencia de Roberto y Bruno arribo a Gral. Madariaga, golpeado, cansado pero feliz siendo recibido por mis amigos “de fierro” Ana y Adolfo.
De chico me crie en el campo, y comprobé aqui una vez mas por mi infausta experiencia “la mano gaucha y solidaria del vecino de Madariaga”. Ciudad a la me une mis numerosos amigos y Rotary  International.
Para finalizar, quiero expresar – y hacer publico- mi agradecimiento a todos los mencionados, pero en particular a toda la ciudadanía de Gral. Madariaga. Ciudad gaucha, de gente franca y solidaria. Gracias General Madariaga por permitirme disfrutar de sus caminos, sus paisajes, del aroma del campo, de observar su flora y fauna, de su gente y fundamentalmente hoy  les doy las  GRACIAS por darme una mano cuando estuve lastimado, sediento y caido en la huella de uno de sus maravillosos caminos.


Alfredo Fairbairn

Publicar un comentario