AVISO (900x113)


Hoy comienza una semana clave en la investigación del asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido el sábado de la semana pasada.

Entre hoy y mañana se completarán las ruedas de reconocimiento de los once jóvenes imputados: los diez detenidos y un remero que pasó más de dos días preso hasta que fue liberado porque, según indicios concordantes, no habría estado en el balneario la noche del crimen, sino en Zárate, de donde todos son oriundos. Además, comenzará el vital peritaje de los celulares incautados en el curso de la pesquisa, que se realizará a partir de las 10.30 en la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA) de la ciudad de Mar del Plata.

La tercera y penúltima ronda de reconocimiento comenzó hoy en la sede de la Secretaría de Seguridad. Jorge Santoro, abogado de Pablo Ventura, el joven liberado, dijo ayer a la agencia de noticias Télam que el joven participará hoy de la tercera jornada de reconocimiento y recordó que en las dos primeras, realizadas el jueves y el viernes, no fue señalado por ninguno de los cinco testigos que participaron de las diligencias. El letrado estima que “a lo sumo el miércoles” Ventura podrá regresar a Zárate y confía en que la Justicia lo desvinculará de la causa.

Hasta ahora, en las ruedas cinco testigos reconocieron a seis de los jóvenes detenidos. Señalaron a dos de los acusados, Máximo Thomsen, de 20 años, y Enzo Tomás Comelli, de 19, como quienes atacaron físicamente a Báez Sosa, de 18.

En cuanto a otro de los imputados, Ciro Pertossi, de 19 años, un testigo de la sesión del jueves sostuvo que creía haberlo visto dentro del boliche Le Brique (donde ocurrió el incidente previo que habría motivado el ataque posterior), pero no fue contundente. El viernes, al menos un testigo indicó que aquel joven había golpeado en la calle a otro chico que acompañaba a la víctima mortal.

Por su parte, Ayrton Viollaz, de 20 años, fue identificado en una de las ruedas del viernes como quien agredió a un amigo de la víctima en la calle y le “impidió brindarle ayuda” mientras era atacada; en tanto que a Matías Benicelli, también de 20, dos testigos del viernes lo señalaron como arengador durante el ataque que cometían sus amigos.

Finalmente, Lucas Pertossi, de 20 años, no fue identificado en la tanda del viernes, pero al menos uno de los testigos del jueves dijo que creía reconocerlo, aunque no pudo precisar en qué situación.

Y en el caso de Luciano Pertossi, de 18 años y hermano de Ciro, fue ubicado como parte del grupo por un testigo. Al menos otro lo señaló como uno de los agresores dentro del boliche Le Brique, en avenida 3 y paseo 102, en el centro gesellino.

Según las fuentes, los únicos tres detenidos que no fueron “marcados” en absoluto en ninguna de las dos jornadas fueron Alejo Milanesi, de 20 años; Blas Cinalli, de 18, y Juan Pedro Guarino, de 19.

Además de las ruedas de reconocimiento y la apertura de los celulares, esta semana también se llevará a cabo en Dolores el peritaje químico y de rastros para determinar si en las prendas y calzados incautados hay manchas de sangre. En caso de resultado positivo se realizará luego un cotejo de ADN para establecer a quién pertenece esa sangre.

elfundadoronline.com

Publicar un comentario