AVISO (900x113)


Un extraño e insólito suceso policial se registró en la mañana de ayer en nuestra ciudad, cuando un individuo luego de mantener de rehén a una mujer huyó del lugar caminando y perseguido por efectivos policiales.

El hecho se habría iniciado en horas de la madrugada, cuando ese individuo, agente del Servicio Penitenciario Bonaerense que presta servicios en la cárcel de Dolores, llegó hasta un domicilio de calle Chascomús al 600, donde tomó de rehén a una mujer Policía que había sido su pareja y a quien le produjo diversas heridas cortantes con un cuchillo y la golpeó.

Pasadas las 7 de la mañana y alertada la Policía de la situación se hicieron presentes en el lugar varios móviles, haciéndolo minutos después el Fiscal y el Defensor Oficial en turno, pudiéndose observar en medio de la conmoción y desconcierto, que desde un vehículo de la DDI Dolores era bajada una persona esposada -sería hermano de la víctima-, la que sin embargo fue rápidamente retirada de la zona en otro rodado, conociendo este Diario que la presencia de ese detenido había sido la condición que imponía el sujeto para entregar a su rehén, pero que no fue necesaria ya que voluntariamente dejó salir de la vivienda, mostrando la mujer evidentes signos de encontrarse herida y quien fue trasladada en ambulancia al Hospital Municipal para su atención.

Lo que siguió después fue algo que difícilmente se tenga registrado en los anales policiales, porque el individuo portando un cuchillo y un palo salió a la calle, persiguió unos 100 metros a un policía, para a partir de allí transformarse la intención de atraparlo en una verdadera procesión, que el sujeto encabezaba y que se extendió por alrededor de 15 cuadras, primero por Chascomús, luego por Washington, Intendente Tamagno hasta alcanzar 9 de Julio, lugar donde luego de ingresar en una vivienda y dejar el cuchillo se le perdía el rastro, sin embargo minutos después era aprehendido en alrededores de la Plaza Moreno y trasladado a la Comisaría.

Lo ocurrido además de insólito resultó preocupante para los vecinos del trayecto que abarcó la persecución, por razones de su seguridad, ya que observaban un individuo caminando por medio de la calle con un cuchillo y un palo en sus manos, perseguido caminando por muchos efectivos policiales y el Fiscal en turno. Nadie comprendía nada.

Es de señalar que según surge de fuentes judiciales, una foto que habría recibido el penitenciario sería el desencadenante de los hechos, que tendría como antecedente una causa penal por un delito intrafamiliar que involucraría al sujeto que fue llevado esposado hasta esa vivienda.

Digamos por último, que se conoció de fuentes judiciales que la víctima presentaba múltiples heridas cortantes y superficiales, también golpes, por lo que el Fiscal Diego Torres, titular de la Fiscalía nº 3 Departamental –en turno-, calificó prima facie a los hechos como “Privación agravada de la libertad y lesiones”, a la espera de los informes respectivos que podrían agravar aún más esa calificación.

compromisodiario.com.ar

Publicar un comentario