AVISO (900x113)



La iniciativa busca incorporar al empleo a beneficiarios de planes de sociales y subirles el ingreso hasta el salario mínimo.
El Gobierno Nacional progresa en uno de sus desafíos más grandes con relación a la política social. En el Ministerio de Desarrollo Social, dirigido por Daniel Arroyo, trabajan en la construcción de un ambicioso programa de beneficio social respaldado con trabajo genuino, que busca eliminar la pobreza en una primera etapa a 550.000 personas.

Bajo una fuerte reserva, en la oficina de Arroyo, con la coordinación de varios movimientos sociales iniciaron esta iniciativa proyectada especialmente por el Presidente de la Nación Alberto Fernández para finalizar con el esquema prebendario de los planes sociales que no generan trabajo y evitan que los sectores desprotegidos puedan salir de la pobreza.

El Gobierno asegura que el programa podría llevar por nombre “Argentina de pie”, sin embrago, aún no está definido. El propósito es que el programa unifique el actual programa Argentina Trabaja con el plan Haciendo Futuro. Estos programas sociales son de la temporada del kirchnerismo y el macrismo para dirigirlas a personas sin empleo, y su característica principal es que ello tiene la conformación de cooperativas de trabajo involucradas con actividades económicas planificadas por el Poder Ejecutivo, o en otros casos están regidos por cursos de capacitación con una eventual salida laboral que en pocas oportunidades se concreta.

“Hay que salir de esta lógica del plan con cursos de capacitación que no llegan a nada”, dijo un funcionario de Desarrollo Social. Desde lo conceptual, el Gobierno quiere sostener la ayuda a los sectores desprotegidos, pero a la vez, pretende promover programas de empleo genuino.

Actualmente, se estableció una suerte de “plan piloto” en el transcurso del verano que se activó para 12.000 trabajadores de la provincia de Buenos Aires y 30.000 del resto del país. Se trata de un programa que acordó la Casa Rosada con el sindicato de la construcción (UOCRA) para la reparación de unas 2.000 escuelas de toda la Argentina. Los beneficiarios de estos programas pertenecen a cooperativas de trabajo y de los planes Argentina Trabaja y Haciendo Futuro.

En estos casos, los trabajadores cuentan con un subsidio de 8.500 pesos mensuales y un salario de otros $8.500 con lo cual alcanzaría a estar en el salario mínimo. Sin embargo, este plan piloto no llega ni al 10% del universo de los 550.000 beneficiarios de los programas de trabajo existentes.

Fuentes cercanas al proyecto expresaron que: “la idea del Gobierno es reorientar los actuales programas y unificar los beneficiarios para enfocarlos en programas laborales de trabajo genuino”.

Es así como se pretende abarcar puestos laborales en el sector textil, la economía rural, el reciclado, la construcción y el sector de los alimentos. Con el propósito de lograrlo, el Gobierno quiere tener a la mano acuerdos con distintos gremios o empresas con el fin de dar sustento laboral real a los 550.000 trabajadores de la economía popular que hay distribuida en cooperativas o movimientos sociales.

Desde los movimientos piqueteros confirman que en la masa laboral total del país de la economía popular existen 4 millones de personas, por lo que el programa dejará por fuera en una primera instancia a unas 3,5 millones de personas.

El Gobierno no está pensando en un proyecto de ley para llevar adelante esta iniciativa ya que se tratará de una resolución ministerial de unificación de programas, acuerdos con gremios o empresas y el aporte estatal del beneficio y el salario social complementario. Por el momento, en el Ministerio de Desarrollo Social no tienen fecha concreta para el lanzamiento de todo este programa, pero no creen que pasará más allá de marzo.

En el Gobierno manejan la realidad de que el sustento estatal para poder atender y ayudar al 42% de pobres que existen en el país, desde ya se puso en funcionamiento el plan alimentario nacional, la tarjeta de alimentos y el Consejo Contra el Hambre. Lo que se pretende que genere todo esto, es la etapa de generar propuestas de trabajo genuino para sacar a la población de la pobreza.

El programa Argentina Trabaja nació en agosto de 2009, dentro de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, dirigido a personas sin empleo para crear cooperativas de trabajo involucradas con actividades económicas planificadas por el Gobierno, pero, no llegó a tener éxito como un plan de empleo genuino. Durante el gobierno de Mauricio Macri se amplió la cantidad de beneficiarios del programa Argentina Trabaja en un 63% aproximadamente.

El plan Haciendo Futuro fue rediseñado por el macrismo para ofrecer capacitaciones laborales con salida al campo de trabajo. Pero, en la práctica, no generó resultados positivos. Es por ello, que el compromiso es de mayor envergadura por parte del actual Gobierno en materia social que no será solo apuntalar a los sectores más desprotegidos con el programa de ayuda alimentaria sino también activar este plan de trabajo genuino y desactivar la representación clientelar que viene de hace muchos años en el país.

infozona.com.ar

Publicar un comentario