AVISO (900x113)


Un anciano de 80 años abusó sexualmente de su nieta menor de edad durante al menos tres años.


En las últimas horas el hombre fue detenido por la DDI local en un comedor comunitario pero en verdad la historia estalló el pasado martes por la noche cuando el temporal de lluvia empezaba a azotar a Mar del Plata. Por esas horas, el padre de la niña de 13 años y otras personas intentaron linchar al anciano y fueron policías del Comando de Patrullas quienes lo evitaron.

El caso posee un trasfondo estremecedor ya que la víctima, que comenzó a ser abusada cuando tenía 10 años, había sido corrompida sexualmente al punto de perder la noción de sus actos voluntarios. De hecho, algunos de los videos que recuperó al fiscal Andrea Gómez fueron grabados por la propia niña.

Todo se inició el día martes cuando una tía de la menor le revisó el teléfono y descubrió un video. En esa grabación, de tono absolutamente sexual, se distinguía al abuelo de la niña. De inmediato la mujer envió el video al grupo familiar de mensajes y todo fue cuestión de horas. Por la noche un llamado al 911 alertó a la policía sobre un posible asalto en una casa de la calle República de Cuba. Móviles del Comando de Patrullas llegaron al lugar encontraron a un anciano de 80 años tirado en el piso y con sangre cubriendo gran parte de su cuerpo.

De pronto varias personas salieron a recibir a los policías y dieron la verdadera versión de lo que había ocurrido: el anciano había sido agredido tras una acusación de abuso sexual. La situación era confusa y la misma tensión del momento impidió que se distinguiera entre víctimas y victimarios.

Sin embargo, la fiscal Gómez profundizó la investigación y los testimonios de los familiares no tardaron en sumarse, así como los videos que fueron extraídos del teléfono de la niña.

Mientras tanto, el golpeado anciano había sido trasladado al HIGA pero, sin ninguna acusación en su contra, no tenía custodia, por lo cual se retiró acompañado por un hijo. Cuando la prueba se sumó en las últimas horas, la DDI local fue encomendada para localizarlo y detenerlo. Entonces se produjo otro episodio inverosímil: el abusador de 80 años estaba refugiado en un merendero infantil del barrio Libertad. Los policías aguardaron con paciencia a que estuviera en la calle y lo atraparon.

Las pruebas que ya se incorporaron a la causa permiten calcular que los abusos datan del año 2017 y se extendieron hasta septiembre de 2019, y que ocurrían tanto en la casa del imputado como en un automóvil.

La niña sufrió una alteración en la comprensión de la naturaleza de los actos sexuales por lo que la fiscal Gómez agregó al delito de abuso sexual agravado el de corrupción. De hecho, algunos de los videos mostrarían esa circunstancia.

El anciano está detenido a disposición de la fiscalía y será la Justicia de Garantías la que resuelva si, por razones de edad, se lo aloja en un centro penitenciario o se le da arresto domiciliario.

elfundadoronline.com

Publicar un comentario